30 oct 2020

Ir a contenido

CUMBRE EN BRUSELAS

Los Veintisiete acuerdan imponer sanciones a Bielorrusia tras superar el veto de Chipre

Los líderes de la UE logran un pacto de mínimos sobre Turquía sin sanciones pero con la opción sobre la mesa si Ankara no cesa las acciones unilaterales en el mediterráneo oriental

Silvia Martinez

Charles Michel y Ursula von der Leyen en el inicio de la cumbre extraordinaria en Bruselas, este jueves.

Charles Michel y Ursula von der Leyen en el inicio de la cumbre extraordinaria en Bruselas, este jueves. / DARIO PIGNATELLI (DPA)

¿Sanciones o diálogo y una agencia política positiva? Los líderes de la Unión Europea, reunidos en Consejo Europeo extraordinario en Bruselas, han dedicado más de ocho horas este jueves a buscar la forma de mejorar sus relaciones con Ankara y rebajar al mismo tiempo las tensiones en el Mediterráneo oriental provocadas por las prospecciones de gas turcas en aguas territoriales de Grecia y Chipre. Un debate que se ha saldado al filo de la una de la madrugada con un acuerdo de mínimos que ha permitido desbloquear la imposición de sanciones al régimen de Alexander Lukashenko por la represión en Bielorrusia tras su reelección en agosto pasado.

Aunque los Veintisiete acordaron en agosto imponer sanciones a los dirigentes bielorrusos implicados en la falsificación de las elecciones presidenciales del 9 de agosto y en los actos de represión y violencia posterior, el veto de Chipre había impedido hasta ahora adoptar la decisión. El Gobierno que dirige Nikos Anastasiades estaba de acuerdo con el fondo pero rechazaba actuar contra Bielorrusia mientras los Veintisiete no sancionaran también al Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan por sus actividades ilegales en el Mediterráneo oriental.

Consciente de la complicación de llegar a un acuerdo, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, optó este jueves por modificar la agenda y abordar desde el primer minuto de la reunión la situación con Turquía. Llegar a un consenso y lograr un texto aceptable para todos ha requerido, sin embargo, de una larga jornada de cocina debido a las exigencias planteadas por Grecia y Chipre que han exigido un lenguaje más contundente.

Cese de las prospecciones ilegales

Las conclusiones reafirman la solidaridad de la UE con ambos países e instan a Turquía a detener "sus acciones unilaterales e ilegales" en el mediterráneo oriental. "De lo contrario utilizaremos todas las herramientas a nuestro alcance", ha avisado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al término de la cumbre. Bruselas ha celebrado la reactivación del diálogo en las últimas semanas entre Grecia y Turquía pero ha deplorado que no haya ocurrido lo mismo con Chipre. 

"Estamos dispuestos a comprometernos con una agenda positiva a cambio de que Turquía también lo haga", ha añadido el presidente del Consejo Europeo que ha anunciado una reevaluación de la situación en la cumbre de mediados de diciembre. Según ha precisado von der Leyen, si Ankara se compromete están dispuestos a trabajar en juna agenda positiva que incluya la modernización de la unión aduanera, las relaciones comerciales y una cooperación más fuerte en materia de inmigración. Con este mensaje, ha celebrado el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis, la UE "ha indicado claramente cuáles serán las consecuencias si Turquía constinúa con su comportamiento agresivo". 

El mensaje a Ankara ha logrado finalmente vencer las resistencias de Chipre que ha levantado su veto a imponer medidas restrictivas a 40 dirigentes bielorrusos implicados en la represión ocurrida tras las elecciones presidenciales del 9 de agosto cuyo resultado la UE considera ilegal y no reconoce. En la lista no figura el presidente Lukashenko. Según ha anunciado Michel, el procedimiento escrito para adoptar las medidas se lanzará este mismo viernes. "La UE ha demostrado que no puede haber concesiones o compromisos cuando se trata de la democracia o los derechos humanos", ha valorado el primer ministro lituano, Gitanas Nausèda. El encuentro también ha servido para abordar la situación en Nagorno Karabaj, el envenenamiento de Alexei Navalny y aprobar unas conclusiones sobre las relaciones de la UE con China.