23 oct 2020

Ir a contenido

VIOLENCIA POLICIAL

Nuevas protestas en EEUU por los disparos de la policía contra un negro

La víctima, en estado grave, recibió siete impactos de bala por la espalda y a bocajarro cuando iba aparentemente desarmado

Ricardo Mir de Francia

Disturbios entre los manifestantes y la policía en Kerosha, Wisconsin.

Disturbios entre los manifestantes y la policía en Kerosha, Wisconsin. / AFP

La indignación en Estados Unidos contra la brutalidad policial volvió a azuzarse el domingo después de que se hiciera viral un vídeo en el que un agente dispara a bocajarro y por la espalda a un hombre negro aparentemente desarmado en una pequeña ciudad de Wisconsin. El encontronazo se produjo unas horas después de que la policía fuera informada de un incidente doméstico en una vivienda de la población de Kenosha. En el vídeo se ve como varios agentes apuntan a un hombre que parece ignorar los gritos para que se detenga y trata de entrar en su vehículo, cuando uno de los agentes lo agarra de la camiseta y acto seguido le dispara siete veces. De acuerdo con los abogados de la víctima, Jacob Blake (29 años), los hijos de la víctima estaban dentro del coche cuando el policía le disparó. Blake está hospitalizado en estado grave. 

El Departamento Federal de Justicia ha abierto una investigación y los agentes involucrados en el incidente han sido temporalmente suspendidos. “Aunque todavía no conocemos todos los detalles, sí sabemos que no es el primer hombre o persona negra que ha sido disparado, herido o despiadadamente asesinado a manos de la policía en nuestro estado o en el país”, dijo el gobernador de Wisconsin, Tony Evers. Los abogados de Blake sostienen que había acudido a la vivienda para mediar en una disputa doméstica entre dos mujeres. “Los niños vieron como disparaban a su padre. Estarán traumatizados para siempre”, tuiteó el abogado, Benjamin Crump, el mismo que representa a la familia de George Floyd. 

El incidente desató las protestas en Kenosha y en otras ciudades como Seattle, donde continúan las manifestaciones diarias contra la brutalidad policial, casi tres meses después de que el asesinato de Floyd pusiera en marcha en todo el país el mayor movimiento de protesta contra el racismo de las últimas décadas.