Coronavirus

El Gobierno de Bolivia culpa a Evo Morales de las protestas en medio de la pandemia

La cancillería mandó un documento a diversos organismos internacionales donde explica el riesgo que suponen estas manifestaciones masivas por el tema de la COVID-19

Protestas sociales en Bolivia en plena pandemia de COVID-19.

Protestas sociales en Bolivia en plena pandemia de COVID-19. / EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Gobierno transitorio de Bolivia denunció ante la comunidad internacional, que las protestas en su país atentan gravemente contra la salud de la población y responsabilizó al expresidente Evo Morales de esto.

La canciller interina, Karen Longaric, envió un documento a distintas instancias de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea en el que alerta de la "apremiante situación" que vive Bolivia por las movilizaciones de sectores contrarios a un nuevo aplazamiento en las elecciones.

Efectos negativos

La carta advierte de "los momentos críticos para el país" que conlleva la pandemia de la COVID-19, con un aumento de contagios de la enfermedad.

Longaric califica de políticas las protestas, que "no pueden de ninguna manera ser consideradas pacíficas", con "fuertes efectos sobre el sistema de salud", al obstaculizar el tránsito de personal y de insumos sanitarios, algo que no debería suceder ni "en situaciones críticas de conflictos armados".

La oposición

La canciller transitoria denuncia que cualquier acción gubernamental es criticada por el Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales, como opresión política y considera que es manifiesto el nexo entre el expresidente y las movilizaciones.

"Ante esta alarmante situación", la carta pide a los organismos internacionales que censuren lo que califica de una violación de derechos humanos que pone en riesgo la vida de los bolivianos. Finalmente, lamenta que entidades internacionales defensoras de estos derechos, que repetidamente cuestionan acciones del Ejecutivo transitorio que preside Jeanine Áñez, ahora callan ante las violaciones del MAS y Morales.

El tema de las elecciones

Las protestas por el nuevo aplazamiento de las elecciones en Bolivia continuaron este miércoles por tercer día consecutivo, en medio de una polémica política en el país por episodios violentos como dinamitar una carretera y cavar zanjas para evitar el paso de oxígeno para enfermos con COVID-19.

Noticias relacionadas

Los manifestantes rechazan la decisión del órgano electoral de postergar las elecciones para el 18 de octubre por la emergencia sanitaria en el país y exigen que se lleven a cabo el 6 de septiembre como estaba previsto.

Las protestas han sido convocadas por la Central Obrera Boliviana, aliada política del MAS, y el llamado "pacto de unidad", que reúne a sindicatos de campesinos e indígenas afines al exgobernante.