19 sep 2020

Ir a contenido

EXPECTACIÓN EN EEUU

Roger Stone, ex asesor de Trump, condenado a 40 meses de cárcel

El acusado se enfrentaba a siete cargos por mentir bajo juramento, intimidar a un testigo y entorpecer la investigación de la trama rusa

El presidente ha sugerido que podría indultar a su viejo amigo y confidente

Ricardo Mir de Francia

Roger Stone (centro), exasesor del presidente Donald Trump, a su llegada al tribunal, en Washington. 

Roger Stone (centro), exasesor del presidente Donald Trump, a su llegada al tribunal, en Washington.  / MANUEL BALCE (AP)

Donald Trump ha conseguido vadear todas las investigaciones abiertas en su contra desde que es presidente, pero sus asesores han caído como moscas. Roger Stone ha sido condenado este jueves a tres años y cuatro meses de prisión por mentir bajo juramento al Congreso, intimidar a un testigo y tratar de entorpecer la investigación de la injerencia rusa en las elecciones del 2016. El viejo embaucador de la política estadounidense, una imagen que él mismo ha cultivado concienzudamente desde los tiempos de Nixon, asesoró informalmente a Trump hace cuatro años y fue su lealtad al presidente la que acabado con sus huesos en la cárcel. Solo falta saber si cumplirá la pena porque Trump ya ha sugerido que podría indultarle

Stone es el sexto de los asesores del presidente condenado a prisión por su comportamiento en la trama rusa. Pero su caso ha tenido posiblemente más ramificaciones políticas. Después de que Trump se embarcara en una campaña de presiones a diestro y siniestro para desacreditar la causa contra Stone, su fiscal general tomó la decisión inédita de desautorizar a los abogados del Departamento de Justicia, que habían recomendado una pena entre siete y nueve años. La maniobra de William Barr provocó la dimisión de cuatro de los fiscales del ministerio público y la protesta pública de más de 2.000 ex funcionarios de Justicia. Hay rumores incluso de que Barr podría dimitir, hastiado de las presiones de un presidente al que ha defendido a capa y espada. 

“Stone no ha sido procesado por defender al presidente, ha sido procesado por encubrir las acciones del presidente”, dijo la jueza Amy Jackson antes de pronunciar el veredicto. La magistrada sugirió que no tuvo en cuenta las recomendaciones de Barr para rebajar la pena y lamentó que Stone no mostrara ningún tipo de remordimiento. “Su beligerancia y el orgullo con el que mintió son una amenaza a nuestras instituciones más fundamentales, para los cimientos de nuestra democracia”, dijo Jackson. “La verdad todavía importa”. Los abogados de la defensa pidieron la libertad condicional para su cliente, esgrimiendo su edad avanzada (67 años), su salud y su falta de antecedentes penales.