25 sep 2020

Ir a contenido

INESTABILIDAD EN CHISINAU

Cae el Gobierno proeuropeo de Moldavia por una moción de censura

La UE advierte de que la maniobra pone en peligro el paquete de ayudas al país, uno de los más pobres de Europa

Marc Marginedas

La primera ministra de Moldavia, Maia Sandu, habla en el Parlamento durante el debate de la moción de censura, este martes.

La primera ministra de Moldavia, Maia Sandu, habla en el Parlamento durante el debate de la moción de censura, este martes. / DUMITRU DORU (EFE)

Cinco meses ha durado la estabilidad política en Moldavia, la pequeña exrepública soviética de habla rumana que se debate entre el acercamiento a la UE o al Kremlin. Una moción de censura ha derribado al Gobierno proeuropeo y reformista de la primera ministra Maia Sandu, poniendo fin a la frágil tregua existente entre fuerzas europeístas prorrusas. La Unión Europea ya ha advertido de que cualquier tentativa de modificar el curso reformista del país mermaría el apoyo financiero que en la actualidad presta Bruselas al país.

"Vamos a continuar la lucha, no vamos  desfallecer", ha advertido Sandu ante centenares de seguidores que la jaleaban frente a la sede del Parlamento en Chisinau, la capital del país, donde acababa de consumarse la votación. La jefa del Gobierno fue investida el pasado junio con el apoyo externo del Partido Socialista, de ideología nacionalista populista y partidario del acercamiento a Moscú, y es, según los sondeos de opinión, una de las figuras políticas más respetadas del país. La jefatura del Estado, eso sí, permanecía en manos del socialista Igor Dodon, que mantiene buenas relaciones con el Kremlin y visita Moscú con frecuencia.

El nombramiento del fiscal general, un puesto de gran relevancia en un país con unos elevados niveles de corrupción, ha sido el desencadenante de la crisis política. Sandu quería ser ella quien designara a esta figura para poder cumplir con su promesa electoral de erradicar los sobornos y las prácticas fraudulentas, mientras que los socialistas pretendían que fuera una comisión especial coordinada desde el Ministerio de Justicia, un método que en el pasado había permitido a los socialistas colocar personalidades afines en puestos clave del país.

Advertencia de Bruselas

La UE, por boca del comisario para la Ampliación, Johannes Hahn, ya ha expresado su apoyo a Sandu y ha amenazado con limitar las ayudas europeas "si se produce algún cambio en su determinación para reformar al país en los últimos cinco meses". El presidente, el prorruso Igor Dodon, ha instado a las dos formaciones que han apoyado al Ejecutivo a proponer a un nuevo candidato. Si no se lograba, no descartaba gobernar en minoría. Si el país no puede dotarse de un Gobierno en el plazo de 90 días, se convocarán elecciones anticipadas.