Ir a contenido

La líder de los 'tories' en Escocia dimite un día después de la maniobra de Johnson para suspender el Parlamento

Davidson ha renunciado diciendo que ya no podía con las demandas de ser una política con vida familiar

El Ejecutor del gobierno británico en la Cámara Alta, George Young, también ha resignado en protesta

Ruth Davidson, del Partido Conservador en Escocia 

Ruth Davidson, del Partido Conservador en Escocia  / Oli Scarff (AFP)

Ruth Davidson ha renunciado como líder del Partido Conservador en Escocia. La excusa que ha puesto es que ya no podía hacer malabarismos con las exigencias de hacer política y su vida familiar. Por eso ha decidido que ya no se presentaría como candidata en las elecciones de Escocia planeadas para el 2021.

Davidson, de 40 años, lideró un resurgimiento de los conservadores en Escocia durante sus ocho años en el cargo, convirtiéndose en un contrapeso al Partido Nacional Escocés de Nicola Sturgeon y ganando escaños clave para ayudar al partido a mantener el poder en Westminster.

"Me temo que después de haber intentado ser una buena líder a lo largo de los años, he demostrado ser una deficiente hija, hermana, compañera y amiga", ha expresado en una carta al presidente del partido. Davidson, que había defendido permanecer en la Unión Europea en el referéndum del 2016, ha señalado que continuará apoyando al partido y al primer ministro.

Más dimisiones

El diputado conservador en la Cámara Alta George Young también ha renunciado en protesta por la suspensión del parlamento por parte de Boris Johnson, expresando que corre el riesgo de socavar el Parlamento en un momento crítico de la historia del país.

"No me han convencido las razones dadas para esa decisión, que creo que puede socavar el papel fundamental del Parlamento en un momento crítico de nuestra historia, y refuerza la opinión de que el Gobierno no tiene la confianza de la Cámara para su política ‘brexit’ ," ha expresado Young en una carta al líder de la Cámara de los Lores.

El exbanquero, educado en Oxford, que fue ministro de Margaret Thatcher antes de convertirse en ministro de Transporte durante el Ejecutivo de John Major a mediados de la década de 1990, ha señalado su desacuerdo con el momento y la duración de la prórroga.