Ir a contenido

Crisis de fe

El Vaticano investiga a un exarzobispo chileno por abuso sexual de un menor

La Iglesia católica de Chile confirmó que la Santa Sede ha tomado en sus manos esta denuncia para determinar la veracidad del caso que sucedió hace 50 años

El Periódico

El Vaticano, en una foto de archivo.

El Vaticano, en una foto de archivo. / Atlas

La Iglesia católica chilena informó de la investigación abierta por la Santa Sede, contra el exarzobispo de la norteña ciudad de La Serena, Bernardino Piñera, por una denuncia en su contra por la presunta comisión de abusos sexuales contra un menor hace más de 50 años.

"La Nunciatura Apostólica en Chile comunica que la Santa Sede ha dispuesto la realización de una investigación previa para averiguar si es verosímil la denuncia de un presunto abuso sexual a un menor de edad", informó el clero chileno.

Investigaciones formales

En ese sentido, la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) indicó que el Vaticano está en contacto con la persona que realizó la denuncia, al mismo tiempo que destacaron que "se está actuando en el respeto del principio de la presunción de inocencia".

Desde la Santa Sede se informó previamente al secretario general de la CECh, el obispo Fernando Ramos, que se abrirían una investigación, según informa el diario chileno La Tercera.

El mismo medio también advierte que en conversación con el gabinete de prensa del Vaticano, se les informó que recibieron una carta en la que se exponía la denuncia sobre unos hechos de abusos sexuales contra un menor, hechos que estarían prescritos en la actualidad.

Crisis de credibilidad

La iglesia católica chilena atraviesa en los último tiempos por una crisis causada por los abusos sexuales cometidos por numerosos miembros de la misma, lo que ha provocado la renuncia de obispos y otros dignatarios, la expulsión de otros y decenas de juicios que involucran a religiosos.

El último caso, que se ventiló a inicios de agosto, involucró a Renato Poblete, un emblemático jesuita fallecido en 2010, que según una investigación ordenada por la propia congregación, violó o abusó de más de una veintena de mujeres, varias de ellas menores durante casi 50 años, entre 1960 y 2008.

Según datos de la Fiscalía, hay 166 causas abiertas por abusos en el clero chileno, mientras las víctimas suman 248, de las que 131 eran menores de edad al sufrir los delitos.