Ir a contenido

Política geoestratégica

Trump quiere comprar Groenlandia a Dinamarca

El presidente habría dado instrucciones al abogado de la Casa Blanca para que estudie la posible adquisición

El supuesto interés del presidente ha sido recibido con sorna por políticos daneses

El Periódico

Un grupo de turistas contempla el hielo del fiordo de Ilulissat  en la costa oeste de Groenlandia El deshielo se multiplica por cuatro en 10 años AFP

Un grupo de turistas contempla el hielo del fiordo de Ilulissat  en la costa oeste de Groenlandia El deshielo se multiplica por cuatro en 10 años AFP / AFP

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha pedido a sus asesores en la Casa Blanca que averigüen si es posible comprar Groenlandia a Dinamarca, según informa varios medios estadounidenses. Estas informaciones indican que Trump ha mencionado la cuestión diversas veces en las últimas semanas durante reuniones y cenas. 'The Washington Post' ha señalado que en la Casa Blanca ya se ha discutido sobre la legalidad de la hipotética compra, del proceso para incorporar un territorio con su propio gobierno y también de dónde saldría el dinero para la adquisición.

La cadena CNN, por su parte, ha anotado que Trump, un multimillonario que hizo su fortuna en el desarrollo inmobiliario, ha pedido al abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, que estudie la posibilidad de llevar a cabo la adquisición de la isla. Ambos medios comentaron que los asesores de Trump están divididos entre los que creen que el mandatario habla seriamente de comprar Groenlandia y los que consideran que se trata de un capricho pasajero.

Importancia geoestratégica

Las versiones de los medios no aclaran cuál es el motivo por el que Trump estaría interesado en la compra de Groenlandia, aunque algunos especulan con sus recursos naturales y otros con su importancia geoestratégica por su cercanía al Ártico. Groenlandia es una isla ubicada en América del Norte, al noreste de Canadá, y cubierta por hielo en un 75% de su superficie. Sus 2,1 millones de kilómetros cuadrados hacen de ella la mayor isla del mundo, aunque habitada por tan solo unas 56.000 personas, en su mayoría de etnia inuit.

Políticamente, Groenlandia pertenece a Dinamarca, aunque se trata de un territorio autónomo que desde el 2009 maneja todas las competencias excepto política exteriordefensa y política monetaria. Trump visitará Dinamarca los próximos 2 y 3 de septiembre y uno de los asuntos que figuran en la agenda política es Groenlandia, con cuyo presidente autonómico tiene previsto reunirse, además de con la primera ministra danesa, Mette Frederiksen.

Estados Unidos ocupó en 1941 Groenlandia para evitar una posible invasión nazi de la isla después de que los alemanes ocupasen Dinamarca, situación que se prolongó hasta el fin de la guerra en 1945. En 1951EEUU construyó en Groenlandia la estratégica Base Área de Thule, que cobró especial importancia durante la Guerra Fría. Trump no sería el primer presidente estadounidense en tratar de comprar Groenlandia, ya que, según el 'Post', Harry Truman (1945-1953ofreció 100 millones de dólares a Dinamarca por la isla una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial.

“Una idea terrible”

"Debe de ser una broma del 1 de abril completamente fuera de temporada", ha asegurado en Twitter el exprimer ministro danés y actual líder de la oposición, el liberal Lars Løkke Rasmussen, aludiendo a la tradición sajona en esa fecha. El supuesto interés del presidente ha sido recibido con sorna por políticos daneses, que dudan de si es una burla y de su estado mental.

"Si es cierto que está pensando en eso, es una muestra definitiva de que se ha vuelto loco. Tengo que decirlo como es: la idea de que Dinamarca venda 50.000 ciudadanos a Estados Unidos es una completa locura", ha respondido Søren Espersen, portavoz en Asuntos Exteriores del Partido Popular Danés, tercera fuerza parlamentaria.

Martin Lidegaard, del Partido Social Liberal, se ha mostrado esperanzado de que se trate de una "broma", ya que en caso contrario sería una idea "terrible" que supondría una pérdida de autonomía para los groenlandeses y una posible militarización de la isla.

"Digo 'no, gracias' a que compren Groenlandia, mejor reforzar la relación con Dinamarca. Hay que resaltar, además, que tampoco es una mercancía que se pueda vender", ha afirmado Aaja Chemnitz Larsen, una de las dos diputadas groenlandesas en el Parlamento danés.