30 oct 2020

Ir a contenido

POR VIDEOCONFERENCIA

La mala salud de Assange le impide comparecer a una vista sobre su extradición a EEUU

El fundador de Wikileaks debía declarar por videoconferencia desde la cárcel

Sus abogados sostienen que ha perdido mucho peso y que es incapaz de mantener "una conversación normal"

Begoña Arce

Manifestación a favor de Julian Assange frente al tribunal de Westminster, este jueves.

Manifestación a favor de Julian Assange frente al tribunal de Westminster, este jueves. / TOLGA AKMEN (AFP)

Julian Assange está demasiado enfermo para comparecer por videoconferencia desde la cárcel de Belmarsh a la audiencia preliminar del proceso de extradición solicitado por Estados Unidos, según ha explicado su abogado. La vista debía tener lugar este jueves en el Tribunal de primera instancia de Westminster, pero la audiencia ha sido aplazada hasta el próximo 12 de Junio. "No se encuentra nada bien", ha declarado Gareth Peirce, abogado de Assange. La magistrada, Emma Arbuthnot ha anunciado que la próxima sesión "tal vez podría celebrarse en Belmarsh", la prisión de alta seguridad donde el fundador de WikiLeaks se haya encarcelado, "por ser más conveniente para todo el mundo".

Assange se haya ingresado en el hospital penitenciario. Un portavoz de Wikileaks ha señalado en un comunicado que "durante las siete semanas en Belmarsh su salud se ha ido deteriorando y ha perdido peso de forma dramática". "La decisión de las autoridades de la prisión de trasladarlo a la unidad sanitaria, habla por sí sola", ha añadido. Otro de los abogados de su equipo de defensa, Per Samuelson, ha señalado que la condición de Assange ha llegado a un punto de deterioro tal que el pasado viernes "no era posible mantener una conversación normal con él". El australiano de 47 años pasó siete en la embajada de Ecuador en Londres por miedo a ser extraditado a Estados Unidos. Cuando el pasado 11 de abril fue detenido por la policía británica, su envejecimiento y mal aspecto físico eran evidentes.

Apoyo ante el tribunal

Frente al tribunal se han concentrado de nuevo simpatizantes del fundador de Wikileaks. El realizador de documentales John Pilger ha alertado en la concentración de que todos los medios de comunicación se encuentran ahora "en grave peligro".

"Todos los periodistas deberían estar aquí. Lo que le está ocurriendo a Julian Assange podría con seguridad, casi seguramente, ocurrirle a muchos periodistas. Hoy es Julian Assange, mañana será Associated Press, 'The New York Times', 'The Guardian', todos los demás. Si realmente hacen periodismo corren ahora un grave peligro", ha añadido Pilger.

El 2 de mayo, en otra audiencia, el 'exhacker' ya rechazó su extradición a Estados Unidos, donde ha sido acusado de violar la ley de espionaje por haber publicado de forma ilícita los nombres y documentos confidenciales, así como cables secretos diplomáticos sobre las guerras de Afganistán e Irak.  Previamente había sido acusado de haber conspirado junto al exanalista del Ejército Chelsea Manning para obtener acceso a información secreta.  Assange podría ser condenado a décadas de cárcel por la justicia estadounidense si finalmente se aprueba su extradición.

El fundador de WikiLeaks se halla cumpliendo cincuenta semanas de condena  en la prisión de Belmarsh, por haber violado las condiciones de libertad provisional que le impuso la justicia británica, para evitar así su extradición a Suecia, donde estaba acusado de agresión sexual a dos mujeres. Tras su detención, la justicia sueca ha reactivado la investigación.