Ir a contenido

LIBERTAD Y DERECHOS

Una mujer desafía a un clérigo iraní que le exigía que se cubriese más la cabeza

La activista Darya Safai ha publicado el vídeo en Twitter para denunciar la discriminación y la opresión que sufren las ciudadanas iranís

Annalisa Girardi

Mujeres iraníes en Teheran. 

Mujeres iraníes en Teheran.  / HASAN SARBAKHSHIAN (AP)

Darya Safai, activista iraní para los derechos de las mujeres y fundadora del movimiento "Let Iranian Women Enter Their Stadium!" (¡Dejad que las mujeres iranís entren en sus estadios!) ha publicado en Twitter un vídeo en el que una mujer se enfrenta a un clérigo chií que le ordenó que el pañuelo (hiyab) le cubriese más la cabeza. "Una mujer iraní se enfrenta a un clérigo que amenaza con que la arresten por no haberse puesto su hiyab correctamente, y acaba con quitárselo. Las valientes mujeres iranís están hartas de la discriminación, de la opresión y de la humillación. Ellas son las líderes de la revolución de las mujeres contra del islamismo", escribió en su página.

El vídeo ya había aparecido en Facebook el pasado jueves, colgado por el grupo "My Stealthy Freedom" (Mi furtiva libertad), que también lucha por los derechos de las mujeres iranís. En el vídeo se puede ver al ayatolá que amenaza a una mujer con arrestarla si no se arregla el velo en una calle pública. La mujer, después de enfrentarse al clérigo, se quita con rabia el hiyab de la cabeza y se aleja. El grupo de activistas describió el comportamiento del religioso como "humillante y arrogante". 

Desobediencia civil 

"Esta es la cultura equivocada que lleva 40 años diciéndole a las mujeres cómo comportarse". La ley iraní introducida después de la revolución del 1979 obliga a las mujeres de cubrirse la cabeza en público, y las que no cumplen se enfrentan al peligro de ser encarceladas. Sin embargo, en los últimos años muchos activistas luchan oponiéndose a esta ley, denunciando sus limitaciones a las libertades y a los derechos de las mujeres. También el grupo "My Stealthy Freedom" anima a las mujeres a practicar desobediencia civil diaria. 

Por su parte, la activista Darya Safai, después haber sido arrestada en las manifestaciones de los estudiantes que en el 1999 protestaban contra del régimen religioso, huyó a Bélgica, donde fundó el movimiento que utiliza el estadio como símbolo de una entre las muchas discriminaciones que perjudican a las mujeres iranís cada día