Vargas Llosa dice que "Israel se ha convertido en un Estado colonial"

El premio Nobel recorre Jerusalén y Cisjordania para participar en un libro sobre los 50 años de ocupación de Palestina que se publicará en el 2017

El novelista afirma que el Gobierno de Netanyahu "es el más reaccionario" de la historia del país con una "preocupante presencia de nacionalistas religiosos"

Soldados israelís revisan el pasaporte de Mario Vargas Llosa en un control militar en la ciudad palestina de Hebrón. / OREN ZIV / ACTIVESTILLS

Soldados israelís revisan el pasaporte de Mario Vargas Llosa en un control militar en la ciudad palestina de Hebrón.
Vargas Llosa en el barrio de Silwan de Jerusalén este, zona palestina de la ciudad ocupada por Israel. 
Vargas Llosa saluda a una familia en el barrio de Silwan, en Jerusalén este.

/

Se lee en minutos

El pasaporte de Mario Vargas Llosa ha pasado en los últimos días por las manos de varios soldados israelís en distintos controles militares. El premio Nobel de Literatura 2010 ha visitado esta semana Palestina e Israel en el marco de un proyecto de la oenegé israelí Breaking the Silence (BTS, Rompiendo el Silencio).

Esta asociación editará un libro con textos de 26 escritores -tres palestinos, tres israelís y 20 internacionales-, en junio del 2017, cuando se cumplan 50 años del inicio de la ocupación israelí de los territorios palestinos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén este. Los escritores extranjeros han visitado la zona -o lo harán próximamente- y abordarán distintos temas vinculados a la ocupación.

Vargas Llosa no ha revelado en qué cuestión piensa centrar su texto, que surgirá de sus experiencias en cinco días de recorrido y de su conocimiento del lugar, en el que ha estado en seis ocasiones.

El escritor hispano-peruano, que recibió el Premio Jerusalén de Literatura en 1995, pisó Israel por primera vez en los años 70, cuando se reunió con el escritor israelí Amos Oz en el kibutz Hulda.

IMAGEN DETERIORADA

“Es muy distinto conocer la situación de manera indirecta y vivirla de cerca”, dijo Vargas Llosa en un encuentro con prensa en Jerusalén. “Amos Oz dijo una vez que en Israel se vivía más intensamente que en cualquier otra parte del mundo y cada vez que he venido he comprobado que era cierto”, señaló.

El autor de novelas como “La Fiesta del Chivo”, que ha recorrido Jerusalén y Cisjordania de la mano de BTS, se mostró alarmado porque Israel “tiene el gobierno más reaccionario de toda su historia y la presencia de nacionalistas religiosos es muy preocupante para los palestinos y para el futuro de Israel”.

 “La imagen (del país) se ha deteriorado y eso es doloroso para sus amigos, entre los que me cuento. Hace unos años, Israel era un ejemplo en algunas cosas (…) es extraordinario cómo ha integrado a gente con diversas lenguas, culturas. Lo terrible es que se ha vuelto un país colonial”, recalcó el escritor.

“Hay mucho desánimo en las filas de la izquierda israelí y el país se ha vuelto mucho más conservador, reaccionario. Ese cambio de mentalidad y de opinión está muy representado en el gobierno actual”, comentó.

Según el periodista israelí Gydeon Levi, del diario 'Haaretz', Vargas Llosa “ha visto más lo que es la ocupación esta semana de lo que la mayoría de israelís han visto jamás”.

VISITA A HEBRÓN

El premio Nobel visitó la ciudad palestina de Hebrón, localidad en la que ya había estado y que considera “el símbolo de lo que significa la ocupación”. En la ciudad vieja de Hebrón unos centenares de colonos judíos viven protegidos por el Ejército israelí y han expulsado a la población palestina de sus casas en buena parte de la zona histórica. “Volví a Hebrón después de seis años y la ciudad vieja sigue siendo un mundo fantasmal, sin alma, sin gente, es un espectáculo muy doloroso”, recalcó Vargas Llosa.

El escritor estuvo también en las aldeas de Susia y Jinba, en el sur de Hebrón, donde Israel ha destruido viviendas que han dejado a varias personas sin hogar o ha mandado órdenes de demolición. Vargas Llosa visitó a algunos de los desplazados en las cuevas donde viven ahora.

Durante su recorrido por Silwan, uno de los barrios de Jerusalén este donde la ocupación israelí es más agresiva, fue testigo de las enormes colas de trabajadores palestinos en el control militar de Qalandia, entre Ramala y Jerusalén y estuvo en el tribunal militar de la cárcel de Ofer, en Cisjordania.

REUNIÓN CON COLONOS

El prestigioso autor -que se reunió con colonos israelís en el Valle del Jordán, en Cisjordania- se mostró muy preocupado por la campaña de las autoridades israelís contra BTS. La Fiscalía general del Estado de Israel ha pedido a la justicia que obligue a la oenegé a revelar la identidad de soldados que testificaron sobre la actuación del Ejército israelí en Gaza en la operación Margen Protector del 2014.

“Israel ha sido hasta ahora una sociedad muy democrática para los israelíes, no para los palestinos. Es fundamental que en una democracia haya libertad de expresión, de crítica, y el respeto de las fuentes es algo sagrado. Si prevaleciera esta presión a BTS significaría que las instituciones democráticas han comenzado a deteriorarse profundamente en Israel”, recalcó Vargas Llosa.

ESTADO BINACIONAL

El novelista, que mantuvo un encuentro con Oz y el también escritor israelí David Grossman, indicó que “lamentablemente, las políticas del actual gobierno expresan el estado de la opinión pública israelí”.

Te puede interesar

“Es admirable la labor de gentes como las de BTS, que están dando una batalla contra la corriente, organizaciones de derechos humanos e intelectuales que son un ejemplo de militancia para contrapesar la evolución hacia el conservadurismo o el nacionalismo religioso”, destacó.

Para Vargas Llosa, uno de los puntos interesantes de la visita ha sido “ver como entre mis amigos israelís hay un gran debate sobre si la idea de dos Estados todavía es válida o ya no es posible, y si hay que resucitar la idea de un solo Estado binacional con derechos iguales para todos”, apuntó el escritor, que está en contra de la iniciativa de boicot cultural, académico y económico impulsada por la sociedad civil palestina contra Israel.