Ir a contenido

TREGEDIA EN EL MEDITERRÁNEO

Austria dejará de dar asilo político a inmigrantes para presionar a la UE

El país quiere Bruselas se comprometa con un plan paraa absorver las olas de refugiados que llegan desde el norte de África

Austria ha dejado de admitir peticiones de asilo para presionar a los demás países de la UE para que hagan más esfuerzos a la hora de ayudar en la asimilación de los miles de inmigrantes que llegan a Europa a través del Mediterráneo, según ha explicado la ministra del Interior del país transalpino, Johanna Mikl-Leitner.

"Viena necesita "parar el asilo exprés austríaco" y ser menos atractiva para los refugiados que los otros países de la Unión", ha dicho en declaraciones al diario 'Die Presse', renovando así sus demandas de que los estados establezcan unas cotas fijas de atención a las peticiones de asilo.

"Hasta ahora solo hemos visto declaraciones de intenciones aisladas que no nos ayudan a ir adelante", ha afirmado antes de una reunión programada para este martes con los ministros del Interior de los 28 países que conforman la Unión Europea.

Austria ha recibido, en lo que llevamos de año, 14,225 peticiones de asilo, lo que supone incremento del 160% respecto al 2014. Los partidos de la oposición en el país han criticado duramente la decisión de dejar de dar refugio al ser un acto "irresponsable".

PLAN EUROPEO

Hace un mes, la Comisión Europea propuso aliviar de la presión a Italia y Grecia, que a duras penas pueden hacer frente a las necesidades de los miles de inmigrantes que cruzan el Mediterráneo desde Libia.

Aún así, Francia y Alemania, que según el plan de la Comisión tendrían que ocuparse del 40% de los inmigrantes, han mostrado sus dudas al respecto. Gran Bretaña, por su parte, ha dicho que no tiene intención de participar en el sistema, cosa que le es posible gracias a que está fuera de las políticas de inmigración de la UE.