LA COSTA ESTE DE EEUU, EN ALERTA

Cinco estados de EEUU, paralizados ante la previsión de una nevada histórica

El Servicio Nacional de Meteorología prevé que caigan entre 60 y 90 centímetros de nieve

El metro de Nueva York ha cerrado por primera vez en su historia a causa de la nieve

Times Square, prácticamente desierta, la noche del lunes en Nueva York.

Times Square, prácticamente desierta, la noche del lunes en Nueva York. / AFP / ALEX TRAUTWIG

2
Se lee en minutos
IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

Cinco estados en la costa noreste de Estados Unidos, desde Nueva Jersey a Maine, están desde el lunes en estado de emergencia por 'Juno', una tormenta de nieve que se ha calificado de "peligrosa" e "histórica" y que ha llevado a la región a prácticamente detenerse. Cerca de 8.000 vuelos han sido cancelados y en tres estados --Nueva York, Connecticut y Massachusetts-- han impuesto vetos al tráfico rodado. Las autoridades han intensificado las llamadas a la población y las medidas para prepararse para la gran nevada y sus consecuencias. El pasado noviembre, una gran nevada ya causó cuatro muertos.

Llama especialmente la atención la situación de colapso de Nueva York. Como ejemplo, hasta el servicio de metro de la ciudad ha sido paralizado. Es la primera vez que cierra el metro a causa de la nieve. En la costa este de EEUU las olas han alcanzado los seis metros de altura. 

'Juno' golpeaba a última hora del lunes con especial fuerza en la zona sur de Nueva Inglaterra y en las zonas costeras, donde se registraban los vientos más fuertes y se incrementaba el riesgo de inundaciones y pérdida de suministro eléctrico.

En la ciudad de Nueva York, donde se había calculado que la tormenta podría dejar acumulaciones récord de entre 60 y 90 centímetros de nieve, la situación a medianoche no pasaba de una potente tormenta de invierno, y aunque el golpe más duro se esperaba durante la noche --mañana del martes en España-- empezaba a latir el debate sobre si las medidas de precaución adoptadas habían sido ajustadas o excesivas.

Desde las 23.00 horas se cerró todo el sistema de transporte público, tanto metros como autobuses y cercanías, y este martes se han suspendido las clases en los colegios públicos. Las alertas serias de las autoridades habían empezado a lanzarse el domingo y tanto ese día como ayer miles de personas abarrotaron los supermercados y tiendas para hacerse con abastecimientos.

PROBLEMA CON LOS DESPLAZAMIENTOS

El principal problema serán los desplazamientos en toda la región y en Connecticut, por ejemplo, se ha impuesto un veto al tráfico rodado en las carreteras y autopistas del estado a partir de esta noche. Se advierte también del riesgo de potenciales problemas con el suministro eléctrico.

 

 

Noticias relacionadas

Para la ciudad de Nueva York, los ciudadanos se preparan para "lo peor", en palabras del alcalde, Bill de Blasio. Las previsiones apuntan a que se puede superar el récord de 68 centímetros que cayeron en una nevada en 2006. "Mi mensaje para los neoyorquinos es que se preparen para algo peor de lo que hemos visto antes. Es hora de prepararse para este tiempo extremo", alertó el domingo De Blasio, que pidió que no se minusvaloren los riesgos y avisó también de potenciales problemas en el transporte público y pidió "paciencia".

"Esta puede ser la mayor tormenta de nieve en la historia de la ciudad de Nueva York así que puede haber retrasos en todo", dijo el primer edil. Pese a los preparativos de emergencia, que incluyen 2.400 empleados municipales que trabajarán en turnos de 12 horas limpiando las carreteras y echando sal, las nevadas pueden alterar los servicios de metro. Los más afectados serán quienes viven fuera del centro y usan coche o transporte público, pues se prevén cierres de carreteras y servicios alterados o suspendidos en trenes y servicios de cercanías.