Ir a contenido

"Las fotos pueden mentir. La mirada contrariada de Michelle Obama fue una casualidad"

Roberto Schmidt, el fotógrafo que captó el 'selfie' de Obama, Cameron y la primera ministra danesa, pone las imágenes en contexto

El fotógrafo de la agencia France Press Roberto Schmidt se ha visto sorprendido por la enorme repercusión que han tenido las imágenes que tomó durante el funeral de Nelson Mandela y en la que aparecen Barack Obama y David Cameron tomándose una foto ('selfie') con la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning Schmidt, ante la mirada contrariada de Michelle Obama. Las fotos y el supuesto mosqueo de la primera dama de EEUU han dado la vuelta al mundo.

Roberto Schmidt ha querido poner en contexto la famosa foto y en el artículo 'The story behind "that selfie"', publicado en el blog de corresponsables de AFP, ha explicado que "la mirada contrariada de Michelle Obama fue una casualidad". "Las fotos pueden mentir", advierte el fotógrafo, que señala que minutos antes del 'selfie', la esposa de Obama estaba compartiendo risas con su marido, con el 'premier' británico y con la misma Thorning Schmidt.

En su artículo, el fotógrafo de origen germano-colombiano y afincado en la India, explica que no vio nada extraño en la camaradería existente entre los líderes de EEUU, Reino Unido y Dinamarca y que la vio muy acorde con el ambiente festivo del funeral. "De repente la mujer sacó su teléfono móvil y tomó una foto de ella sonriente con Cameron y Obama. Capté la escena de forma reflexiva. Todo el estadio a mi alrededor, los sudafricanos bailando, cantando y riendo para honrar a su líder. Había más una atmósfera de carnaval, que fúnebre. La ceremonia ya hacía dos horas que duraba y quedaban otras dos. El ambiente era totalmente relajado. No vi nada sorprendente, fuera el presidente de EEUU o no. Estamos en África", relata Schmidt. 

'Selfie' "totalmente natural"

Cuando supo que las redes sociales se hacían eco del gesto de contrariedad de Michelle Obama ante el 'selfie' de la dirigente danesa, este fotoperiodista se sorprendió. "Las fotos pueden mentir. En realidad, solo unos segundos antes la primera dama estaba bromeando con todos los que estaban a su alrededor, Cameron y Schmidt incluidos. Su mirada contrariada fue captada por casualidad", insiste.

El fotógrafo defiende la espontaneidad de los líderes mundiales. "En ese momento pensé que simplemente estaban actuando como seres humanos, como tú y como yo. Dudo que nadie pudiera haber estado con la misma cara de piedra durante toda la ceremonia, mientras decenas de miles cantaban y bailaban en el estadio", añade. "Para mí, el comportamiento de esos líderes tomándo un 'selfie' es totalmente natural. No veo nada que criticar y probablemente habría hecho lo mismo en su lugar".

Schmidt aprovecha para criticar la trivialidad con la que muchas veces nos quedamos. "Confieso que me entristece un poco que estemos tan obsesionados con trivialidades cotidianas, en lugar de pensar en cosas que de verdad tienen importancia", remacha.

0 Comentarios
cargando