Ir a contenido

SORPRESA EN LA CULTURA SUBURBANA FRANCESA

El Sarkozy rapero

El hijo mayor del presidente de Francia, Pierre, de 22 años, compone y produce rap bajo el seudónimo de Mosey

Su padre es el político más detestado en el mundo del hip-hop

JOSÉ A. SOROLLA
PARÍS

El rumor corría desde hace meses en el milieu de la cultura suburbana francesa. El joven de larga melena rubia que aparece en una foto en la web de la célebre red social MySpace junto al rapero norteamericano Timbaland era Pierre Sarkozy, de 22 años, el hijo mayor del presidente francés, fruto de su primer matrimonio, con Marie-Dominique Culioli. Ahora, otro rapero, Poison, ha confirmado las suposiciones en unas declaraciones a Radio Générations recogidas por el diario Libération.

Poison confiesa que La Rue, uno de los temas de su próximo disco, Mec de tess, que se podría traducir como Muchacho de suburbio, ha sido compuesto por Pierre Sarkozy. Desde la página de Mosey en MySpace se puede acceder al avance de extractos del disco de Poison, que aparecerá este año y que es publicitado con este eslogan: "Violento como una polla erecta".

"Al principio, no sabía que era el hijo de Sarko, lo he sabido hace seis o siete meses. Hace cinco años que lo conozco. Lo encontré en una fiesta, me propuso temas. Cuando lo supe, me volví loco, lo llamé. Me dijo: 'Poison, no quería decírtelo, no habrías querido andar conmigo'", afirma el rapero.

Varias producciones

El grupo de Mosey from Crime Chantilly, seudónimo completo de Pierre Sarkozy, se denomina Crime Chantilly y con él ha producido, además de La Rue, a varios artistas de hip-hop, soul y rhythm and blues, como el tema Freestyle, de David Banner, y la emisión RayonX, así como participaciones en filmes y espectáculos como 100% Debouze y Selon Charlie.

La infiltración de Pierre Sarkozy en el mundo del rap ha sido recibida, según Libération, con poco entusiasmo. Algunos medios se preguntan por qué toda la página de Mosey en MySpace están en inglés y por qué Pierre se fotografía solo junto a raperos estadounidenses. El pasado 27 de octubre, otro rapero, Casey, advirtió ya a sus colegas en un concierto en el Nuevo Casino de París. "El hijo de Sarkozy intenta colarnos sus productos bajo el nombre de Crime Chantilly. Tened cuidado".

Pero las reticencias se explican sobre todo porque Nicolas Sarkozy es el político más denostado en el mundo del hip-hop, a raíz de las dos querellas presentadas, cuando era ministro del Interior, contra los grupos Sniper y La Rumeur. Pese a ello, Sarkozy supo atraerse en la campaña a un conocido rapero, Doc Gynéco, que participó en los mítines en apoyo de su candidatura.

De origen antillano, nacido en Clichy-sous-Bois, localidad de la banlieue norte de París donde estallaron los disturbios en otoño del 2005, Doc Gynéco se adhirió en septiembre del 2006 a la Unión por un Movimiento Popular (UMP) y se alineó con Sarkozy. Pero solo es la excepción que confirma la regla.

El caso de La Rumeur

El grupo Sniper, acusado por Sarkozy de injurias a la policía en su canción La France, fue finalmente absuelto. El caso más notorio, sin embargo, sigue sin resolverse, casi seis años después de su inicio. En el 2002, Sarkozy se querelló contra el rapero Hamé, integrante del grupo La Rumeur, por un texto publicado en un fanzine que acompañaba la salida de uno de sus discos.

Mohamed Bourokba, verdadero nombre de Hamé, nacido en Perpinyà de padre argelino, escribía: "Los informes del Ministerio del Interior nunca recogerán los centenares de nuestros hermanos abatidos por las fuerzas de la policía sin que ninguno de los asesinos haya sido inquietado. La justicia para los jóvenes asesinados por la policía desaparece bajo el colosal eslogan mediático". Hamé se refería a las matanzas de manifestantes argelinos en 1961 y a atropellos policiales más recientes

En diciembre del 2004, el Tribunal de Gran Instancia absolvió a Hamé porque sus frases "no constituyen más que una crítica de acontecimientos abusivos". El ministerio recurrió y el Tribunal de Apelación volvió a absolver al rapero porque la "imprecisión" del escrito no podía calificarse como difamación. Pero el ministerio llevó el caso hasta el Supremo, que, el pasado 11 de julio, con Sarkozy ya en la Presidencia de la República, anuló la sentencia y devolvió el caso al Tribunal de Apelación de Versalles para que se repita el juicio. El abogado de Hamé denuncia que el caso ha evolucionado de acuerdo con la situación política.