26 oct 2020

Ir a contenido

El Gobierno explica por fin las razones por las que vetó la presencia del Rey el pasado viernes en la entrega de despachos judiciales en Barcelona. Este lunes lo hizo, tras una semana dejando botar la pelota y cuando el choque con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es un hecho. Porque el Ejecutivo culpa a su presidente, Carlos Lesmes, de haberse empecinado en poner una fecha del actoel 25 de septiembre, que a su juicio era inconveniente por la inminencia de la sentencia de inhabilitación de Quim Torra y la cercanía del tercer aniversario del referéndum ilegal del 1-O. Para "velar por la convivencia". Porque no era razonable generar "tensión" añadida.