Escándalo en la moda

"Pedimos disculpas": Balenciaga retira de todas las plataformas la polémica campaña con niños y peluches sado

La firma de lujo anuncia acciones legales contra los responsables de incluir en varias fotos de otra colección, la de Spring 23, el texto de una ley federal contra la pornografía infantil

"Pedimos disculpas": Balenciaga retira de todas las plataformas la polémica campaña con niños y peluches sado
3
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Después de retirar las polémicas fotos de su tienda 'online' tras el revuelo provocado en las redes, la casa de moda de lujo Balenciaga ha dado un paso más y ha pedido perdón por presentar a niños abrazando ositos vestidos con prendas 'bondage' en su última campaña publicitaria.

Las imágenes, con varias niñas y niños con peluches con tangas y bridas y correas sadomasoquistas, fuero tomadas por el fotógrafo italiano Gabriele Galimberti, se colgaron en la web de la marca y estaban vinculadas con la campaña navideña 'Balenciaga Gift Shop'. Los pequeños lucían vestidos de la línea 'Balenciaga Kids'.

INSTAGRAM / BALENCIAGA

El límite de la provocación

La firma, propiedad del conglomerado francés de lujo Kering y de la que es director creativo desde 2015 el diseñador de origen georgiano Demna Gvasalia, tiene en su haber un largo historial de campañas provocativas: el bolso copia de la bolsa de rafia azul de Ikea, las zapatillas 'destruidas' o los pendientes de cordones son solo algunos de sus últimos ejemplos. Pero esta vez parece haber traspasado todos los límites al utilizar a menores.

La semana pasada Balenciaga anunció en un comunicado que su nueva campaña se inspiraba en 'Toy Stories' y "exploraba lo que la gente colecciona y recibe como regalo". Entonces, también explicaba que la línea presentaba "docenas de productos nuevos (...), desde artículos para el hogar, ropa para mascotas y fragancias, desde artículos cotidianos hasta coleccionables de edición limitada y muebles a medida".

"Repugnantes" y "espeluznantes"

Pero al trascender las fotos de Galimberti hubo una respuesta airada en las redes sociales: las imágenes de los pequeños con bolsos de ositos de peluche vestidos con lo que parecían atuendos inspirados en BDSM causaron estupor. "Repugnantes" y "espeluznantes" fueron algunos de los calificativos más empleados para definir la serie, que también incluía otra con un niño junto con un puñado de copas de vino vacías.

En Twitter no todo el mundo acepta las "sinceras disculpas" de Balenciaga. Un usuario ha escrito: "Es posible que Balenciaga se haya 'disculpado', pero todos saben que se trata de una estrategia publicitaria para llamar la atención con contenido controvertido. No acepto sus disculpas y nunca lo haré. Sexualizar a los niños no está bien".

"Nos disculpamos sinceramente por cualquier ofensa que nuestra campaña navideña pueda haber causado", comienza el comunicado de la marca en un 'Stories' de Instagram. "Nuestros bolsos de osos de peluche no deberían haber aparecido con niños en esta campaña. Hemos eliminado inmediatamente la campaña de todas las plataformas".

La versión del fotógrafo

El fotógrafo Galimberti ha dado su versión, también en Instagram, asegurando que la dirección y rodaje de la campaña no ha corrido de su cuenta: "No puedo comentar nada sobre por qué Balenciaga ha actuado así, pero sí debo aclarar que yo no he podido elegir ni los objetos, ni los modelos, ni la combinación de los mismos". "Como fotógrafo, solo se me pedía que iluminara (sic) la escena dada y tomara las fotos de acuerdo con mi estilo característico", ha zanjado el fotógrafo.

Documentos inquietantes

Tras el primer comunicado de disculpas, Balenciaga ha emitido un segundo; también a través de Instagram. Vuelve a pedir "disculpas por mostrar documentos inquietantes" en otra campaña, en la que aparecen papeles sobre un caso de la Corte Suprema relacionado con las leyes de pornografía infantil.

INSTAGRAM / BALENCIAGA
Noticias relacionadas

"Pedimos disculpas por mostrar documentos inquietantes en nuestra campaña. Nos tomamos este asunto muy en serio y emprenderemos acciones legales contra las partes responsables de crear el conjunto e incluir artículos no aprobados para nuestra sesión de fotos de la campaña Spring 23", ha expresado Balenciaga. En el mismo texto afirma: "Condenamos enérgicamente el abuso de niños en cualquier forma. Defendemos la seguridad y el bienestar de los niños".

Por su parte, Galimberti ha asegurado que él no tiene relación alguna con esta serie de fotos.

INSTAGRAM / BALENCIAGA