'Look' icónico en la Met Gala 2022

¿Por qué Kim Kardashian tuvo que hacer dieta para lucir el vestido de Marilyn en la Met gala 2022?

Durante varias semanas la empresaria ha dejado de tomar ciertos alimentos para adelgazar siete kilos

Kim Kardashian, en la Met gala 2022, con el vestido que lució Marilyn cuando le cantó ’Happy Birthday’ a JFK en el Madison Square Garden, el 19 de mayo de 1962.

Kim Kardashian, en la Met gala 2022, con el vestido que lució Marilyn cuando le cantó ’Happy Birthday’ a JFK en el Madison Square Garden, el 19 de mayo de 1962. / EFE / JUSTIN LANE / REUTERS / BETTMAN

4
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Kim Kardashian ha dado un golpe sobre la mesa en la Met gala 2022, la misma en que por primera vez iba acompañada de todas sus hermanas al completo, además de su actual novio, el cómico Pete Davidson, y la misma en la que el vestido de Versace 'convertible' 3-en-1 de la actriz y coanfitriona Blake Lively se llevó la medalla de oro en ovaciones.

Sin embargo, la famosa 'influencer' se marcó un tanto ante el mundo entero al acudir al evento luciendo uno de los vestidos más caros del mundo. Sí, es verdad que no se ajustaba del todo o nada al 'dress code' de la fiesta, una oda la glamur de la Edad dorada, esto es finales del siglo XIX, pero estamos hablando de uno de los vestidos más famosos de la historia de la moda, pues es el mismo que se ajustó 60 años antes Marilyn Monroe en una de sus últimas apariciones públicas antes de morir, en 1962.

Este lunes, en las escalinatas del Metropolitan, todas las miradas y flases se clavaron en Kardashian, de 41 años, y Davidson, de 28, cuando llegaron a la alfombra roja. La empresaria se había teñido de platino -14 horas le costó decolorarse su moreno natural- para apretarse dentro de uno de los vestidos más famosos de Marilyn Monroe, el vestido con el que le cantó 'Happy Birthday, Mr. President' por su 45º cumpleaños de John F. Kennedy en el Madison Square Garden, y que actualmente se exhibe en el museo Ripley's Believe It or Not, de Orlando (Florida). Dicho centro adquirió en una subasta el vestido de cóctel dorado. Pagó casi cinco millones de dólares en el 2016 por una pieza única.

"Los más estadounidense"

Pues bien. Cuando Kim Kardashian recibió la invitación de Anna Wintour para la Met gala de este primer lunes de mayo su cabeza empezó a dar vueltas. "La idea se me ocurrió después de la gala de septiembre del año pasado. Pensé: ¿qué habría hecho para el tema estadounidense si no hubiera ido de Balenciaga? ¿Qué es lo más estadounidense que se me ocurre? Pues Marilyn Monroe. Para mí el momento más Marilyn Monroe es ese 'look'", ha contado la 'influencer' a la revista 'Vogue'. Y pidió al museo que se lo dejaran. Pero en la primera prueba comprobó que el vestido no le entraba. Así que o buscaba otra idea o se ponía a dieta, ha confesado a 'Vogue'.

7 kilos menos

Kardashian siguió una dieta estricta durante tres semanas para lograr su objetivo: "Me ponía un traje de sauna dos veces al día, corría en la cinta, me quité por completo el azúcar y los carbohidratos y solo comía verduras y proteínas sanas". Un mes después, en la prueba final en el Ripley en Orlando lloró de alegría cuando pudo subirse la cremallera.

El vestido 'Happy Birthday' de Marilyn, en la subasta de Christie's de octubre de 1999.

REUTERS / PETER MORGAN

Cabe recordar que Marilyn fue la única antes que se vistió con esta prenda de seda cubierta de 2.500 cristales cosidos a mano y que a ella se la tuvieron que acabar de coser una vez puesta poco antes de la actuación, pues la idea es que se ajustase tanto como una segunda piel. Y es que el 'naked dress' basado en un boceto de Bob Mackie para el diseñador de vestuario de Hollywood de origen francés Jean-Louis causó un gran revuelo hace seis décadas por marcar todas las curvas de la actriz de 'Con faldas y a lo loco', que medía 1,66 metros de altura y tenía las siguientes medidas: 88 centímetros de busto; 55, de cintura, y 88 de cadera.

Noticias relacionadas

"Siempre pensé que [Marilyn] tenía muchas más curvas. Me imaginaba que podría tener menos talla en algunas zonas donde ella fuese más ancha y más ancha en zonas donde ella era fuese más estrecha. Así que cuando vi que no me quedaba bien quise ponerme a llorar porque el original no se puede modificar en absoluto", recuerda la celebridad.

Se dice que Monroe pagó a Jean-Louis 1.440 dólares por la prenda a medida, que se vendió por primera vez en subasta en 1999 por más de un millón de dólares en Christie's. "Soy una gran aficionada a las subastas y tengo varias piezas de JFK, así que conozco al dueño de Julien's. Él pudo ponerme en contacto [con Ripley's] y así fue como empezó la negociación", cuenta Kardashian en la misma conversación con 'Vogue'.