NUEVO VIDEOCLIP

Taylor Swift se transforma en hombre para denunciar el machismo

La canción 'Man' es un hinmo feminista repleto de dardos envenenados

Taylor Swift, en pleno abusivo ’manspreading’ (despatarramiento) en el metro, en el vídeo.

Taylor Swift, en pleno abusivo ’manspreading’ (despatarramiento) en el metro, en el vídeo.

Se lee en minutos

Luis Miguel Marco

"Estoy tan harta de correr tan rápido como puedo, preguntándome si llegaría más rápido ahí si fuera un hombre, y estoy tan harta de que ellos vengan a mí otra vez, porque si yo fuera un hombre, entonces sería el hombre, sería el hombre". Es el estribillo de 'Men' (hombre), el último videoclip Taylor Swift, en el que la artista, de 30 años, se trasviste de hombre para denunciar conductas machistas. El vídeo ya supera el millón de visualizaciones. 

Una imagen del videoclip de 'Man', con una Taylor Swift barbuda.

La estrella norteamericana, artista de la década en los American Music Awards, no da puntada sin hilo cuando se trata de grabar sus videoclips, en los que tira la casa por la ventana, sin descuidar por supuestos sus letras, que son como sus diarios personales. 'Man' es un himno feminista en el que la cantante, que lo dirige y protagoniza, hace una muy acertada sátira sobre la masculinidad tóxica presente en la sociedad y lo hace tirando de tópicos.

En las imágenes, Swift se mete en esta ocasión en la piel de un alto ejecutivo, una especie de lobo de Walt Street, que cumple uno por uno todos los clichés que se asocian a los hombres de éxito: ostentación, rabia, mal perder, prepotencia.... un macho alfa en toda regla. Un tipo que abre las piernas, fuma un puro y despliega el periódico mientras viaja en metro y monta una fiesta en un yate rodeado de chicas en biquini. Detrás de ese hombre con barba recortada y trajes a medida está la artista tras su paso por vestuario, maquillaje y peluquería.

'The Man' pertenece a su último álbum, 'Lover' (2019, que ha devuelto a Swift a las mieles del éxito comercial y también de crítica, y llega tras el estreno en Netflix del documental 'Miss Americana', que servía también para arrojar luz sobre lo que supone estar expuesta todo el tiempo al escrutinio público. 

La gracia del vídeo está también en descubrir los mensajes ocultos y los camenos sorpresa que aparecen mientras Swift canta "Yo sería como Leo [DiCaprio] en Saint Tropez". Por ejemplo, en el vagón de metro aparecen un cartel que hace referencia a Scott Borchetta, el dueño del antiguo sello musical de Swift que se ha quedado con todo su catálogo después de que la cantante decidiera abandonarle, lo que ha obligado a Taylor a volver a grabar todos sus discos para poder seguir interpretando sus antiguos éxitos cuando sale de gira y canta en directo.

Te puede interesar

En otro momento del vídeo, el hombre/Swift mea en la pared. Además de los grafitis con todos los títulos de sus antiguos discos, en la pared hay colgada una señal de prohibido patinetes, en inglés Scooters. Otra referencia a Scooter Braun, el socio de Borchetta.

La ironía se sirve al final, cuando la Taylor hombre se encuentra con la Taylor directora y esta le pide que repita otra toma, pero que esta vez se comporte de forma más sexy.