Ir a contenido

CAMBIOS EXTREMOS

Actores 'transformers'

Jake Gyllenhaal y Charlize Theron son las última estrellas que han cambiado de aspecto para sus papeles en el cine

MIREYA ROCA / BARCELONA

Charlize Theron posa en el Festival de Cine de Cannes, en mayo del 2015. / AP / ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

Charlize Theron posa en el Festival de Cine de Cannes, en mayo del 2015.
Charlize Theron, en un fotograma de la película Tully.

/

Muchas estrellas recurren a lo que sea para combatir el paso del tiempo, pero también hay quien moldea su cuerpo si el guion que han firmado así lo pide. Y aquí tenemos tanto a quien recurre a todo tipo de comidas hipercalóricas para aumentar de peso como quien se machaca en el gimnasio para conseguir el cuerpo de un 'iron man'. Son auténticos 'transformers'.

El último ejemplo de actor que ha hecho verdaderos esfuerzos en cambiar su figura ha sido Jake Gyllenhaal. Para su papel de boxeador en la película 'Redención', aumentó su peso en 18 kilos de masa muscular a base de proteínas y duros entrenamientos junto a profesionales de los guantes en el gimnasio. El resultado era más que convincente.

Otra estrella que también ha tenido que ganar peso y dejar de lucir una envidiable silueta muy alejada de su imagen con el perfume J'adore de Dior es Charlize Theron Durante su última visita en Madrid el pasado abril para presentar 'Fast & Furious' se mostraba espléndida, pero pronto veremos a la actriz sudafricana, de 41 años con una imagen muy diferente. En plan acordeón, engordó 15 kilos para interpretar a una mujer madre de tres hijos en su nuevo filme, ‘Tully', pendiente de estreno. "Me veía muy gorda, pero el resultado lo merece", ha asegurado la ex de Sean Penn.

Ella misma ya ofreció al mundo una lección de camuflaje cuando protagonizó ‘Monster’ en el 2003. Allí se transformó en Aileen Wuornos, una prostituta lesbiana y asesina en serie, papel para el que engordó a lo bestia. Una prótesis dental, unas lentes y una máscara de látex acabaron por deformar su rostro. También le cundió el esfuerzo: ganó el Oscar a mejor actriz.

EFECTO YOYÓ

Otra experta en machacarse con el efecto yoyó (ganar y perder kilos) es Renée Zellwegger. Para la exitosa saga de 'El diario de Bridget Jones' tuvo que subir de peso varias veces y, además en distintos años y con otros proyectos de por medio. La joven se metía entre pecho y espalda 20 donuts diarios, varias hamburguesas con patatas fritas, pasteles y pizzas... mientras se aprendía los diálogos de 'Bridget Jones sobreviviré' (2005), y 'Bridget Jones baby' (2016). 

Con permiso de Robert De Niro en 'Toro Salvaje' Christian Bale es otro de esos ejemplos memorables de cambio físico. Se quedó en los huesos en 'El Maquinista' (2004) y engordó 18 kilos para 'La gran estafa americana' (2013). El guion lo pedía.

TRIPLICAR LA MASA MUSCULAR

El guapo y fornido Chris Hemsworth, el marido de Elsa Pataky, es otro de los que también ha hecho de su cuerpo una montaña rusa de subidas y bajadas de peso en los últimos años. Para dar vida al superhéroe mitológico 'Thor' (2011) y 'Thor: el mundo oscuro' (2013) nos regaló en Instragram impresionantes sesiones de duro entrenamiento. Más adelante, en 2015, tuvo que perder masa muscular para interpretar 'En el corazón del mar'. Nuevamente para retomar su héroe de Marvel en los filmes 'Los vengadores II', y 'Ragnarok', que se estrenará este 2017, Hemsworth volvió a marcar músculo a base de una dieta de frutas y proteínas, todo ello combinado con agotadoras jornadas en el gimnasio.

Claro que en cuestión de músculos, no hay que olvidarse tampoco del actor australiano Hugh Jackman, que para su Lobezno en la saga de  'X-Men', estuvo más de tres meses machacándose con pesas y siguiendo dietas de 6.000 calorías al día.

En el otro extremo, Michael Fassbender, en 'Hunger' (2008), interpretó a un hombre en huelga de hambre. Y Anne Hathaway tuvo que adelgazar casi 10 kilos para protagonizar a Fantine en la versión cinematográfica de 'Los miserables'. Eso y su faceta de cantante le hicieron ganar el Oscar a mejor actriz de reparto.

DIETAS POCO SALUDABLES

Jared Leto y Matthew McConaughey tuvieron que olvidarse de su impresionante físico y perder 20 kilos para encarnar a dos enfermos de sida en 'Dallas Buyers Club', papel que les valió un oscar. Siguieron los pasos de Tom Hanks, que tuvo que forzar su cuerpo al extremo en 'Philadelphia' y en 'Náufrago'. “Tom me llamó y tuvimos una gran conversación sobre cómo perder peso. Me ayudó mucho”, declaró McConaughey. Hanks le advirtió de que esos cambios fueron la causa de la diabetes que padece. McConaughey pesaba 85 kilos al empezar la película y 60 al final. Para ello siguió una dieta extremadamente hipocalórica"Perdía cuatro kilos por semana. Estaba todo el día hambriento y muy irritable. Aquello no fue nada saludable".

NO SIEMPRE ES EL PESO

No todos los cambios que han sufrido los actores y las actrices para encarnar a algunos de sus personajes más conocidos han tenido que ver con el peso. Prótesis y extravagantes vestimentas han sido también responsables de grandes transformaciones. Un ejemplo es Johnny Depp en 'Black Mass', donde la prominente pérdida de pelo y el cambio del color de sus ojos le hacían prácticamente irreconocible.

Naomi Grossman pasó cerca de tres horas en manos de los maquilladores y llegó a raparse la cabeza de verdad para interpretar a Pepper en la serie de terror 'American Horror Story'.

La australiana Nicole Kidman también apareció muy cambiada gracias a una prótesis nasal en 'Las horas', donde interpretaba a la escritora Virginia Wolff.

El carismático James Franco también ocultó su belleza natural tras unas trenzas y unos dientes con grills con la interpretación del rapero Alien en la película 'Spring Breakers'.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.