Ir a contenido

DOCUMENTOS REVELADORES

Nuevas pruebas sobre la presunta pederastia de Michael Jackson

Los informes policiales muestran imágenes, recogidas en la mansión Neverand, de jóvenes en posiciones pornográficas y sadomasoquistas

JOAN GUILLÉN GARFIAS / BARCELONA

Imagen de Michael Jackson, en marzo del 2009.

Imagen de Michael Jackson, en marzo del 2009. / AP / JOEL RYAN

Días antes del séptimo aniversario de la muerte de Michael Jackson, el fantasma de la pederastia ha vuelto a aparecer. Han salido a la luz pruebas que demostrarían la obsesión del rey del pop por los menores.

Radar Online ha publicado, por primera vez, nuevas pruebas sobre el presunto gusto del cantante por los menores. En esta ocasión se trata de informes policiales y judiciales que contienen detalles de muchos librosrevistas y documentos incautados en la mansión Neverland, propiedad de Jackson. El material recogido en el 2003 fue utilizado como prueba en el juicio del 2005.

"IMÁGENES REPUGNANTES"

El informe policial apunta que los documentos incautados no son ilegales pero que pueden formar parte de la estrategia de "preparación" a través del cual los pedófilos pueden "reducir las inhibiciones de sus víctimas" y así poder "facilitar su agresión".

El material recopilado, que fue encontrado en distintas habitaciones de la mansión, muestra a jóvenes en escenas morbosas en la naturaleza y posiciones pornográficas sadomasoquistas. También destacan fotografías de mutilación corporal.

Una fuente de Radar Online, no identificada, afirma que el material incautado posee "imágenes repugnantes y francamente impactantes de la tortura de niños" y de "servidumbre femenina".  "Los documentos recogidos por la policía pintan un cuadro alarmante y oscuro de Jackson", agregó la fuente.

Ron Zonen, ex asistente principal del fiscal de Santa Bárbara, ha afirmado que en el material incautado se han identificado a cinco chicos diferentes. "Todos ellos hicieron acusaciones de abuso sexual" por lo que, según su parecer, "no hay dudad de que Michael fue culpable de abuso a menores".

EL SHERIFF SE DESVINCULA

El sheriff del condado de Santa Bárbara (California), donde se encuentra situada la controvertida Neverland, ha puntualizado que el diario 'on-line' no ha obtenido los documentos a través de él. En la misma línea la oficina del dirigente policial ha publicado un comunicado explicando que "algunos de estos documentos parecen ser copias de los informes escritos por el personal del sheriff y fotos tomadas por estos mismos empleados" pero estos han sido mezclados "con contenidos que parecen provenir de Internet u otras fuentes".

El fallecido cantante fue absuelto, en última instancia, en 2005 después de haber sido acusado de siete delitos de abuso a menores y dos cargos de suministrar un producto tóxico a un menor, Gavin Arvizo. Pero esa vez no fue la única en la que la sombra de la pederastia se cernía sobre Michael Jackson, en la década anterior, Jordan Chandler, también denunció abusos por parte del autor de éxitos como 'Thriller' y 'Man in the mirror'.

APOYOS A MICHAEL JACKSON

No han sido pocos los que, tras la publicación de estas nuevas pruebas, han defendido la inocencia de Michael Jackson. Los gestores del patrimonio del cantante han expresado en un comunicado que "aunque él ya no está aquí para defenderse" sigue siendo "inocente de estas acusaciones infames".

Su hija Paris ha colgado esta imagen en Instagram a la que pocos comentarios se pueden añadir.

 
 
 

 #mood

 

Una foto publicada por Paris-Michael K. Jackson (@parisjackson) el 

Taj Jackson, sobrino de Michael Jackson, también ha deplorado, a través de su perfil de Twitter las acusaciones: "Las falsas noticias viajan rápido. El mundo recogió esta historia de mala calidad. Hay una carrera por ser el primero, solo unos pocos revisan para sí es cierto" y "No sólo no hay ninguna verdad en esta historia, pero estoy realmente hasta la madre. Búscate una vida y vivamos nuestra", ha escrito.

El cantante fue hallado muerto el 25 de junio del 2009, mientras preparaba su gira mundial. Según la autopsia, debido a la intoxicación aguda de propofol y benzodiazepina.