CEREMONIA FÚNEBRE EN LA CAPITAL

Juan Carlos y Sofía despiden a Cayetana

El funeral de la duquesa de Alba en Madrid reúne a decenas de caras conocidas

La reina Sofía consuela a Eugenia Martínez de Irujo.

La reina Sofía consuela a Eugenia Martínez de Irujo. / REUTERS / SUSANA VERA

Se lee en minutos

EL PERIODICO / MADRID

El segundo funeral que se ha celebrado en recuerdo de Cayetana de Alba ha congregado esta noche en Madrid a numerosos rostros conocidos. La llegada a la iglesia se ha convertido en una alfombra roja en que casi todo el mundo ha desfilado vestido de negro: ahí han estado Isabel Preysler y su hija, Tamara Falcó, la estilista Naty Abascal, Raphael y su mujer, Natalia Figueroa, Massiel, los diseñadores Roberto Torretta y Adriana Carolina Herrera, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el presidente del Senado, Pío García Escudero, Marta Chávarri, Paloma Segrelles, la princesa Tessa de Baviera...

Noticias relacionadas

Ha sido una ceremonia en la basílica de San Francisco el Grande presidida por los Reyes Juan Carlos y Sofía, que el viernes habían despedido en Bruselas, en otra ceremonia fúnebre, a la reina Fabiola de Bélgica. Carlos, primogénito de la duquesa, y Alfonso Díez, su viudo, han recibido a los padres de los actuales monarcas a su llegada en coche a la basílica. Especialmente emotivo ha sido el abrazo que Sofía dio a Eugenia, la hija pequeña de la fallecida.

La aristócrata, que murió a los 88 años el 20 de noviembre, ya tuvo un primer funeral en la catedral de Sevilla el pasado 21 de noviembre, oficiado por el cardenal Carlos Amigo y el arzobispo José Asenjo. En aquel multitudinario acto al que acudieron unas 4.000 personas (muchísimas más que en la capital española), la Casa Real envió a la infanta Elena. Luego, la duquesa fue incinerada y parte de las cenizas de Cayetana se depositaron en la iglesia del Valle, sede de la Hermandad de los Gitanos, donde también se celebró un oficio religioso al que acudieron sus hijos salvo Cayetano, que estaba ingresado en el hospital por una operación de urgencia para solucionar una obstrucción instestinal.