Un local de Starbucks en Hong Kong, en el punto de mira por usar agua de un lavabo para preparar el café

La empresa argumenta que no disponía de suministro por lo que acudía al grifo de unos servicios cercanos

Un local de Starbucks en Hong Kong usa agua del lavabo para preparar el café / YOU TUBE / APPLE DAILY

1
Se lee en minutos

La higiene es uno de los elementos imprescindible para todo bar, restaurante o cafetería. La falta de esta es lo que tiene irritados a los usarios de la cafetería que la cadena Starbucks tiene en el centro financiero de Hong Kong. Al parecer, según informan la agencia France Press y el diario local Apple Daily, este local ha estado utilizando, desde su apertura en octubre del 2011, agua del grifo de un lavabo situado en un párking cercano para preparar sus cafés.

El 'Apple Daily' ha colgado en su web un vídeo en el que se ve el lugar en el que los trabajadores de Starbucks van a buscar el agua; el grifo de un lavabo de higiene cuestionable y que, según un cartel, es de "uso exclusivo" de la cafetería.

Starbucks ha reconocido los hechos. Ha justificado que ha estado usando este agua porque el local no tiene suministro de agua y ha anunciado que ha procedido ahora a usar agua destilada. "No hay suministro directo de agua a este local concreto, por eso necesitamos obtener el agua del lugar más cercano del edificio", ha explicado la portavoz de la cadena Wendy Pang.

Clientes irritados

Noticias relacionadas

En las redes sociales, los consumidores se han lanzado a criticar a la cadena, a la que han acusado, entre otras cosas, de falta de respeto a sus clientes. "La decisión inicial de Starbucks de usar agua de un lavabo es una clara señal de la visión de la compañía y de la falta de respeto de la empresa por la salud de sus clientes", ha escrito un usuario de Facebook en el muro de Starbucks Hong Kong.

A pesar de que el agua del grifo en Hong Kong cumple con la normativa de la Organización Mundial de la Salud, muchos residentes desconfían del sistema de potabilización de agua. Otros clientes aluden al riesgo potencial de esparcir bacterias procedentes del lavabo.