Polémica abierta

Sexismo y racismo: una investigación implica al dueño del Mallorca y los Suns

Robert Sarver se enfrenta a unas graves acusaciones que podrían obligar a la NBA a expulsar al empresario de 59 años de la liga estadounidense

Sexismo y racismo: una investigación implica al dueño del Mallorca y los Suns
3
Se lee en minutos
Elena García

Poco a poco se van conociendo detalles sobre el episodio que ha sacudido a Robert Sarver, dueño de los Phoenix Suns y propietario del Real Mallorca, acusado de «sexista, racista y acosador» en un informe que podría obligar al magnate estadounidense a abandonar la liga como ya sucedió en el 2014 con Donald Sterling, dueño de los Clippers de Los Ángeles, suspendido de por vida por la NBA por comentarios racistas.

El analista Jordan Schultz fue el encargado de lanzar la bomba la pasada semana a través de las redes, según explica Diario de Mallorca. En un tuit, el periodista relataba «que la NBA prepara una gran historia acusando al empresario de racismo, sexismo y acoso sexual». En el mismo Schultz afirmaba que «hay bastantes evidencias para respaldar estas afirmaciones» y que «existe una posibilidad real» de que Sarver se vea obligado a abandonar su puesto al frente de los Suns «por la fuerza».

No son las únicas declaraciones que ha realizado Schultz. El periodista fue entrevistado por una radio de Arizona en la que aseguró que «el informe que prepara la NBA es monstruoso». «Lo que me dijeron sobre algunas de las cosas que van a salir a la luz, incluido el acoso sexual, es asombroso. En mi opinión no hay forma de que con todas estas personas registradas, tanto hombres como mujeres, Sarver pueda sobrevivir a esto».

Medio centenar de entrevistas

Al parecer, el canal estadounidense especializado en deportes ESPN, al que Sarver acusa de no tener pruebas, planea publicar en los próximos días una historia con más de medio centenar de personas entrevistadas sobre el caso.

«Lo que me han dicho es que en el club se ha fomentado una cultura de ‘barrer hacia debajo de la alfombra’ para que nada salga a la luz, algo que habría fomentado el mismo Sarver», señalaba. Entre las personas entrevistadas en el reportaje se encontrarían el exentrenador de los Phoenix Suns, Earl Watson, y el exgerente general del club, Ryan McDonough.

El empresario estadounidense, dueño del Real Mallorca desde enero de 2016, entró en el mundo de la NBA en 2004. El magnate de Arizona compró los Suns por un entonces récord de 401 millones de dólares. En la actualidad la franquicia está valorada en unos 1.550 millones. Su paso por la liga estadounidense no ha estado falto de episodios rocambolescos.

Los Phoenix Suns, tras conocerse la noticia, no tardaron en publicar un comunicado: «Entendemos que un medio está publicando una historia en contra de los Suns. La evidencia documental que tenemos en nuestro poder y los relatos de los testigos contradicen directamente las acusaciones del reportero y estamos preparando nuestra respuesta. Instamos a todos a que no se apresuren a juzgar algo basado en mentiras, insinuaciones y una narrativa falsa para atacar nuestra organización y nuestro liderazgo».

Antes de la rueda de prensa previa al partido frente al Sevilla, el jefe de comunicación del Real Mallorca, Albert Salas, anunció que el club «se remite al comunicado realizado por los Suns» en ese sentido.

Un propietario entrometido

Noticias relacionadas

El propietario de los Suns tiene fama de entrometerse en la toma de decisiones y llevar a la franquicia estadounidense por caminos ilógicos. En los últimos días, sin ir más lejos, la afición del equipo de Arizona no ha entendido la decisión de Sarver de no extender el contrato de uno de los jugadores franquicia del equipo.

Deandre Ayton aterrizó en los Suns durante la selección del draft de 2018. El pívot de las Bahamas, tras un gran rendimiento en Phoenix, esperaba recibir una extensión de su contrato por el máximo salarial permitido, es decir cinco años y 173 millones de dólares aproximadamente. Sin embargo Sarver no ha querido brindarle dicha cantidad de dinero, algo que no ha sentado nada bien a la hinchada de la franquicia que la pasada temporada sorprendió al meterse en la final de la NBA ante los Milwaukee Bucks.