Audiencia general de los fieles

El Papa saluda a Spiderman en el Vaticano

  • El hombre arácnido ha fundado una asociación de voluntarios que se disfrazan de famosos personajes de cómic para visitar a niños ingresados en hospitales

El papa Francisco saluda a una persona disfrazada de Spiderman en el Vaticano.

El papa Francisco saluda a una persona disfrazada de Spiderman en el Vaticano. / Reuters / Remo Casilli

1
Se lee en minutos
El Periódico

El papa Francisco ha saludado este miércoles por la mañana a un hombre disfrazado del superhéroe Spiderman en la audiencia general con los fieles, que tiene lugar todos los miércoles en el patio de San Dámaso del Vaticano.

Spiderman ha entregado al Pontífice su máscara de superhéroe y ha revelado su identidad: Mattia Villardita, italiano de 28 años y fundador de Supereroincorsia (Superhéroes en la sala, en español), una asociación de voluntarios que se disfrazan de famosos personajes de cómic para visitar a niños ingresados en hospitales, según el portal de noticias 'Vatican News'.

Villardita acudía luego, por iniciativa de la Inspección de Seguridad Pública del Vaticano, a la planta de pediatría del Policlínico Agostino Gemelli de Roma con la banda musical de la Policía de Estado italiana para "arrancar una sonrisa a los pequeños que están en el hospital".

Tiene una enfermedad congénita dese niño

La primera vez que el joven se enfundó el traje del hombre araña fue hace cuatro años, movido por su propia experiencia, pues padece una enfermedad congénita desde niño y, asegura, le habría "encantado [...] ver a Spiderman entrar por la ventana" las veces que él estuvo ingresado de pequeño.

Noticias relacionadas

En este tiempo, además de haber conocido este miércoles al papa Francisco, Villardita ha sido reconocido con la Orden al Mérito de la República Italiana, que le entregó el año pasado el presidente, Sergio Mattarella, por el "altruismo y las iniciativas imaginativas con las que contribuye a paliar el sufrimiento de los pacientes más jóvenes del hospital".

Las audiencias generales del Papa, interrumpidas por la pandemia desde el pasado octubre, volvieron el 12 de mayo al patio de San Dámaso, en el interior del palacio apostólico, y no a la plaza de San Pedro, para reducir el número de participantes y el riesgo de contagio.