22 sep 2020

Ir a contenido

TOPONIMIA MUNDIAL

Las otras Barcelonas del mundo

El nombre de la capital catalana ha sido replicado, desde los tiempos de la Corona de Aragón hasta hoy, en decenas de lugares de todo el planeta

Sonia Gutiérrez

La Barcelona de Venezuela es la segunda ciudad más grande con ese nombre, después de la de Catalunya.

La Barcelona de Venezuela es la segunda ciudad más grande con ese nombre, después de la de Catalunya.
El paradisiaco pueblo de Barcelonnette, en los Alpes franceses, es en la actualidad un destino de turismo de esquí.
La Barcelona del municipio de Westfield, en el estado de Nueva York (EEUU), es conocida por su puerto y su faro.
Vista aérea de Barcellona Pozzo di Gotto, en Sicilia (Italia), cuyo origen se remonta a la Corona de Aragón.
Barcelona, vista desde Montjuïc.

/

Barcelona, con su Sagrada Família, su Barri Gòtic, su alma mediterránea y su orgullo olímpico, es una ciudad única. Pero no es la única ciudad llamada Barcelona. Al menos hay otras 52 localidades en el mundo que ostentan este nombre o sus derivados. Sin contar con la gran cantidad de ríos, montañas y parques que han adoptado también el nombre de la ciudad catalana.

Una búsqueda realizada por EL PERIÓDICO en diversas bases de datos y atlas ha permitido identificar las ‘otras’ Barcelonas, que están repartidas en una quincena de países, desde la caribeña isla de Aruba hasta Filipinas. Puede ser el nombre solo o como parte de un topónimo compuesto (Santo Antônio de Barcelona en Brasil, Villa Barcelona en Puerto Rico…) o adaptado al idioma del país (Barcelonne en Francia, Barcellona en Italia...).

Hay Barcelonas de todos los tamaños, desde la metrópolis de más de 600.000 habitantes de Venezuela hasta aldeas, e incluso distritos o barrios que forman parte de otro municipio mayor. Se concentran principalemente en Latinoamérica, Europa y Filipinas, aunque también se encuentran algunas en Estados Unidos.

Colombia es el país con más Barcelonas, al menos hay 14 contabilizadas. Le siguen, por orden numérico, Filipinas (7), Francia, Estados Unidos y Venezuela (5 cada una), Puerto Rico (4), Brasil (3), Bolivia (2) y Ecuador, Italia, México, Reino Unido y Aruba, con una Barcelona cada una. En el gráfico interactivo hay información de todas ellas.

LA EXTRAOFICIAL

Caso aparte merece la población de L'Alguer, en Cerdeña (Italia), cuyo nombre no oficial es Barceloneta. Aunque no conste en los mapas, los alguerenses llaman de este modo a su ciudad porque fue repoblada por catalanes que provenían sobre todo de Barcelona, después de que la Corona de Aragón expulsase en 1345 a los genoveses que controlaban la localidad. L'Alguer, como el resto de Cerdeña, dejó de estar bajo dominio español en 1720.

La influencia del Barça

El empresario catalán Pedro Maspons Camarasa fundó en 1945 en Ecuador un pueblo llamado Barcelona, según explica Sergio Parra en el Diario del Viajero. Pero mucho más conocido en Ecuador es el Barcelona Sporting Club de Guayaquil, fundado el 1 de mayo de 1925, que adoptó ese nombre en agradecimiento al apoyo de la comunidad catalana a la ciudad ecuatoriana y que tenía varios catalanes entre sus miembros fundadores. Aunque sus jugadores no visten de azulgrana (su camiseta es amarilla), el escudo del Barcelona Sporting Club guarda un asombroso parecido con el del FC Barcelona. La influencia del Barça también llega al Reino Unido, donde cerca de la Barcelona de Cornualles hay un campo de fútbol llamado New Camp, en un claro guiño al Camp Nou.

Puede que para los ‘otros barceloneses’ del mundo su ciudad sea la mejor, pero lo que está fuera de toda discusión es que la Barcelona catalana, la antigua Barcino romana, fue la primera de todas en recibir tal nombre. Todas las demás fueron bautizadas o rebautizadas en honor a esta.

EL ORIGEN DE LOS NOMBRES

"Aunque cada Barcelona tiene su propia historia, podemos clasificar su origen a partir de tres grandes grupos", explica desde el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya (ICGC) el responsable de Toponimia, Miquel Parella. Así, el primer grupo lo formarían aquellos lugares que formaron parte de los dominios de la Corona de Aragón (en Francia y otras zonas de Europa), y por lo tanto tienen raíces medievales.

La más poblada fuera de Catalunya

En los navegadores GPS y webs meteorológicas, cuando se busca Barcelona, casi siempre la segunda opción tras la ciudad catalana es la Barcelona de Venezuela. No es de extrañar, ya que con más de 620.000 habitantes, es la Barcelona más poblada fuera de Catalunya. Capital del municipio Simón Bolívar y del estado de Anzoátegui, fue fundada en 1638 como Nueva Barcelona del Cerro Santo por el conquistador español Joan Orpí, nacido en Piera (Anoia) en el seno de una familia noble. Orpí es considerado el último conquistador de Venezuela y llamó a su jurisdicción Nueva Cataluña. El gobernador Sancho Fernández de Angulo refundó la ciudad de Barcelona en 1671, a dos kilómetros de su emplazamiento original. Junto con Puerto La Cruz, Lechería y Guanta, conforman el área metropolitana de Gran Barcelona, con más de un millón de habitantes.

El segundo grupo, y más mayoritario, son los que se encuentran vinculados al Reino de España, por la conquista del Nuevo Mundo y las colonias de ultramar, ya en la edad moderna. Son las que se encuentran en Latinoamérica y Filipinas. En este sentido, el de Barcelona no es un caso aislado, recuerda Parella: "Muchos otros nombres de lugares se han duplicado y trasladado a lo largo de la historia". Encontramos numerosos topónimos de origen europeo en África, América, Australia y Nueva Zelanda, como consecuencia de la colonización.

IMPULSO TRAS LOS JUEGOS DEL 92

Por último, el tercer grupo lo formarían los casos más recientes, de vecindarios, barrios u otras áreas dentro de ciudades que incorporan el nombre de Barcelona a partir de la década de los 90, en especial de los Juegos Olímpicos de 1992, que dieron una gran notoriedad a la capital catalana. Aprovechando que Barcelona está de moda, algunas zonas residenciales nuevas han adoptado este nombre para ofrecer una mejor imagen.

Los Trelawny y la guerra de Sucesión

Una de las historias más interesantes es la de la Barcelona inglesa. Esta localidad rural en el condado de Cornualles fue fundada por Jonathan Trelawny (1650-1721), uno de los llamados Siete Obispos, que fueron juzgados por desafiar al rey de Inglaterra Jacobo II (y absueltos por aclamación popular). También es el héroe del himno nacional de Cornualles, ‘The Song of the Western Men’. Al parecer, la localidad toma el nombre de Barcelona en recuerdo a su hijo Henry Trelawny (1692-1707), oficial inglés que luchó por la defensa de Barcelona en 1705, durante la guerra de Sucesión, y falleció en una batalla naval en Sicilia. El reconocimiento entre los Trelawny y Barcelona es recíproco: la Barcelona de Catalunya dedica una calle a Henry Trelawny en Ciutat Vella.

Para la elaboración del gráfico de las Barcelonas del mundo, EL PERIÓDICO ha recurrido a la web Geonames, la más extensa en cuanto a topónimos mundiales, así como a Google Maps y Wikipedia, entre otras páginas de internet, que han dado como resultado las 53 localidades que se detallan (aunque es probable que haya más). El ICGC no tiene un registro tan detallado, porque su principal función es la representación cartográfica de Catalunya, pero sí tiene anotadas al menos 10 Barcelonas en su base de datos Worldgeonoms, configurada a partir del 'Atles Universal' que editó conjuntamente con Enciclopèdia Catalana.

Curiosamente, la Barcelona catalana no está hermanada con ninguna otra Barcelona del mundo, aunque sí lo está con la ciudad colombiana de Medellín, que tiene un área que se llama como la capital catalana. El Ayuntamiento de Barcelona no tiene ningún tipo de relación, lista o contacto con sus municipios homónimos. Fuentes del consistorio explican que, a modo de anécdota, la Barcelona de Venezuela sí que ha mostrado “un cierto interés” en tener un encuentro institucional, “sin que se haya concretado nada”.