117 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO

Lotte Reiniger, la pionera del cine de animación que inspiró a Disney

La artista alemana, a la que hoy Google rinde homenaje, fue precursora del cine de animación con sus siluetas recortadas en cartón

Lotte Reiniger, en el ’doodle’ de Google.  / YOUTUBE / GOOGLEDOODLES

Se lee en minutos

Google celebra este jueves, 2 de mayo, el 117º aniversario del nacimiento de la artista y cineasta alemana Lotte Reiniger (Charlottenburg, Imperio Alemán, después barrio de Berlín, 2 de junio de 1899 - Dettenhausen, República Federal de Alemania, 19 de junio de 1981). Un bellísimo vídeo imitando sus películas con siluetas negras, como aquella sobre 'Las aventuras del príncipe Achmed (1926)- recuerdan su figura.

Con unas tijeras y un simple cartón fue capaz de crear todo un universo que más tarde inspiró el mundo de animación de Walt Disney.

Nacida en una familia de clase media alemana -aunque más tarde adquiriría la nacionalidad británica-, Reiniger se intersó pronto por el cine y el teatro. Pronto alternó con la intelectualidad berlinesa de entreguerras y una de las musas de aquellas vanguardias. 

MAESTRA CON LAS TIJERAS

Con sus tijeras alcanzó tal maestría que era capaz de crear universos hechizantes, criaturas maravillosas, alfombras voladoras, demonios perversos y palacios de cristal con un trozo de papel negro.

Durante tres años preparó su primer filme animado: 'Las aventuras del príncipe Achmed', que tiene el honor de ser el primer largo animado que se conserva (el primer largometraje animado sonoro es del italoargentino Quirino Criatiani, pues el celuloide se recicló una vez se vio la película).

OBRAS DE TEATROS Y PUBLICIDAD

Reiniger creó también decorados para obras de teatro, conoció a Bertold Brecht y rodó varios anuncios.

Los argumentos de sus películas casi siempre se inspiraron en cuentos populares, tanto en sus inicios -como en su 'Cenicienta'de 1922- como en su época más prolífica -los años 50, con obras como 'Hansel y Gretel' (1955)-. 

Noticias relacionadas

Sus siluetas -inspiradas en el viejo teatro de sombras venido de Asia- gozaron de un gran éxito en su época y las hizo bailar al compás de óperas como 'Carmen', 'La flauta mágica' y 'Las bodas de Fígaro'.