PATENTADA Y VALIDADA CON ESTUDIOS CLÍNICOS

Una lentilla frena la miopía hasta el 43%

El resultado de su uso en niños y jóvenes es que desarrollarán entre 3 y 5 dioptrías menos a lo largo de su vida

El investigador Jaume Pauné ha presentado una innovadora lente de contacto que frena la progresión de la miopía en un 43%.

El investigador Jaume Pauné ha presentado una innovadora lente de contacto que frena la progresión de la miopía en un 43%. / Str (EFE)

Se lee en minutos

Un doctorado de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Jaume Pauné, ha desarrollado una lente de contacto que frena hasta un 43% la progresión de la miopía, modificando el enfoque en la periferia de la retina.

La lente, fruto de la tesis doctoral en Optometría y Ciencias de la Visión de Pauné, ya ha sido patentada y validada con estudios clínicos realizados en un centenar de pacientes en el Centro Marsden, la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (Foot) de la UPC y en la Unviersida de do Minho de Portugal.

El nuevo diseño se basa en una modificación continuada de la potencia refractiva que difiere significativamente de los nuevos diseños utilizados, que hace que "a pesar de que una persona vea bien de lejos, en los laterales continúa viendo imágenes pero borrosas", según explica este experto.

CORRIGE EL CENTRO DE LA RETINA

"Este efecto hace que la miopía continúe progresando. Por ello, la lente de contacto que he desarrollado es radicalmente distinta de las convencionales", ha subrayado Pauné, que ha justificado que la nueva lente intenta corregir la miopía corrigiendo el centro de la retina.

Experimentos realizados en animales confirmaron que la imagen que se forma en la periferia de la retina es fundamental para el control de la miopía, ha resaltado.

"No existe ninguna otra lente de contacto progresiva comercializada en el mundo con esta efectividad y, por este motivo, creo que tendrá un gran impacto inmediato, sobre todo en población más joven", ha argumentado Pauné.

45 DE LA POBLACIÓN UNIVERSITARIA

Este experto ha recordado que la miopía se inicia hacia los 9 años de media y se calcula que, aproximadamente, el 25% de los niños a los 13 años son miopes, llegando a valores del 45% en la población universitaria.

Pauné ha apuntado que es muy importante detener la progresión de la miopía en niños y jóvenes, ya que a partir de 5 dioptrías crece el riesgo de padecer enfermedades más importantes que podrían acabar en ceguera.

DE MATERIAL BLANDO

Las lentes, hechas de material blando, hacen que también se logre el enfoque de los laterales con lo cual se corrige progresivamente toda la visión y se evita así que el ojo se alargue para conseguir una imagen óptima. Este crecimiento del ojo es lo que hace que la miopía progrese, por eso si se detiene está poniendo freno a su avance.

La lente ya ha sido probada en un centenar de pacientes que las han utilizado a lo largo de dos años. El análisis mostró un efecto de freno de hasta un 43% en la progresión de la patología. Los estudios clínicos han realizado en las consultas del Centro Marsden, ubicadas en el Centro Médico Teknon; en la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa de la UPC; el Centro de Desarrollo, Sensores y Sistemas y el Centro Universitario de la Visión de la UPC; y en la Universidad do Minho (Portugal).

Noticias relacionadas

Pauné ha destacado que una de las grandes aportaciones de su creación es que son unas lentes que se pueden considerar "universales" ya que son económicamente viables, muy tolerables y fáciles de adaptarse en ellas y no requieren grandes desarrollo técnicos para poder hacer uso y seguimiento.

Las lentes, que ya se comercializan, tienen un precio de 400 euros anuales, incluyendo los repuestos mensuales o trimestrales necesarios.