Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Los vigilantes de seguridad necesitamos protección para proteger

Los errores en materia de Seguridad se pagan con la sangre de los  inocentes, como se ha demostrado con los brutales atentados de París.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El enemigo ataca a traición, está armado, bien entrenado y  dispuesto a matar a ciudadanos indefensos. Ante la monstruosidad y  cobardía del terrorismo, nosotros, los vigilantes de seguridad, que  somos la primera línea de defensa frente a la barbarie en edificios y  centros vulnerables a estos deleznables actos, estamos igual de  indefensos que el ciudadano, equipados la mayoría con una defensa de  50 centímetros, y unos grilletes, sin el arma reglamentaria, sin  chaleco antibalas, sin suficiente protección, ni jurídica ni  material, con un ridículo sueldo de 901euros al mes, más algún plus, sin  escalafón aparte del de las empresas, que no permiten que ni siquiera aquellos más preparados de nosotros tengamos la esperanza de prosperar y  vernos reconocidos, lo que nos resta perspectivas y recorta la  capacidad. ¿Cómo podemos cumplir  la misión de proteger si no podemos protegernos nosotros mismos?

Dicen desde el Ministerio del Interior, que la seguridad privada es  importante en la lucha contra el terrorismo. Realmente podemos, debemos, y estamos obligados por ley a apoyar a las fuerzas del  orden, y tienen razón, entre todos, podemos darles jaque.  Pero para ello, desde las empresas de seguridad y desde el  Ministerio del Interior deben dotar de arma con urgencia a todos los vigilantes que tengan la licencia pertinente, deben facilitar el  examen de armado a todo vigilante de seguridad que lo pida y equiparnos con medios de autoprotección.

Recuerde, señor Jorge Fernández Díaz, que desde estas líneas y desde  la asociación Marea Negra por la Seguridad Privada le enviamos un  escrito de petición de mejoras. La actualidad y la lógica nos dan la razón. Tenga la amabilidad y el buen juicio de atender a nuestras demandas.

Esta es la realidad, sin maquillaje, por desagradable que sea.

Participaciones de loslectores

Másdebates