Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"La política no se puede anteponer a las buenas acciones"

Un miembro de la oenegé Barcelona Open Arms anima a un anciano que vive en una residencia de Barcelona antes de su traslado a un hotel, el 17 de abril.

Un miembro de la oenegé Barcelona Open Arms anima a un anciano que vive en una residencia de Barcelona antes de su traslado a un hotel, el 17 de abril. / FERRAN NADEU

A raíz de la pandemia de covid-19, cientos de miles de personas en el mundo entero han criticado despiadadamente ciertas campañas solidarias que van en ayuda de quienes más han sido golpeados por la crisis sanitaria global. Sin ir más lejos, algunas iniciativas han sido catalogadas como "basura" disfrazada de buenas intenciones, entre otras injustas calificaciones. Pero la gente olvida que varios de estos proyectos de filantropía apuntan a grupos que viven excluidos y olvidados en sus países, algo que ocurre con los adultos mayores.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Por ejemplo, en Chile, el 18 y 19 de septiembre pasado, se recaudó dinero para ayudar a la tercera edad que se encuentra en condiciones de adversidad. Pero, ciertos sectores políticos, personificados en varias cuentas de redes sociales, catapultaron y dañaron esa proyección de cooperación posible gracias a la solidaridad.

En una época tan polarizada, la política no se puede anteponer a las buenas acciones. En este contexto, resulta curioso que para algunos sectores de la opinión pública mundial no exista la responsabilidad social corporativa (RSC), empresarial o institucional.

Mientras dicho activo estratégico se aplique de forma voluntaria, se despliegue con verdadero compromiso en el tiempo y no se utilice como una mera política de fachada, siempre será una actividad más que bienvenida. El origen y práctica de la RSC se sostiene sobre esta premisa. Así, fomentar una política de actuación en cooperación con los grupos de interés cobra una especial relevancia, pues se defienden valores comunes y se aumenta el sentido de la solidaridad y la cohesión a nivel nacional entre el Estado, la sociedad civil y las empresas.

Participaciones de loslectores

Másdebates