Egoísmo Positivo, una bonita iniciativa

Oscar López

Oscar López

Qué orgulloso me sentí el domingo pasado durante la Maratón de Barcelona, de ser un egoísta. Y no es que haya tenido un excesivo ataque de amor propio, me refiero a estar orgulloso de formar parte de la gran familia de Egoísmo Positivo, un proyecto de integración, a través del running, para que personas discapacitadas, principalmente en silla de ruedas, puedan también disfrutar de las carreras particulares con la ayuda de unos voluntarios que animan, cantan y empujan las sillas de estos grandes héroes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo del domingo fue mágico, emotivo, vibrante, espectacular: la que liamos. No hay palabras para explicar lo que sentí. Me quedo con muchas imágenes, como la de Cristian, que a los pocos kilómetros de empezar ya quería acabarla para empezar otra, o la de Víctor, engullendo kilómetro a kilómetro, con la mirada fija hacia adelante, o la carita de felicidad de Donovan al ver cómo su hermano le acompañaba un tramo a su lado, o Raquel, gritando de emoción por la Gran Vía mientras chocaba las manos de un público entregado, o esa entrada triunfal en meta de la pequeña Leila, caminando, junto al titánico Sergio Álex, uno de los fundadores del grupo. Todos ellos nos dieron grandes lecciones de vida, tan necesarias y buscadas hoy en día. Egoísmo Positivo, un oxímoron que regala sonrisas y esperanzas, que cumple sueños y rompe barreras. Gracias Álex y Jesús por crear esta gran familia.

Participaciones de loslectores

Másdebates