Entrevista

Liliana Arroyo: "Las redes sociales son un espacio de chantaje emocional"

  • Socióloga experta en innovación social digital, participa junto a Renata Ávila, que ha formado parte del equipo legal de Wikileaks, en el ciclo ‘Tecnologías emergentes y desigualdad’ del Observatori Social de la Fundació la Caixa y la Universitat Politècnica de Catalunya.

  • La sesión tendrá lugar el martes día 11, a las 18. 30 en el Palau Macaya. La entrada es gratuita con inscripción y también puede seguirse por YouTube.

Liliana Arroyo escruta las redes en busca de patrones sociales.

Liliana Arroyo escruta las redes en busca de patrones sociales. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos
Gemma Tramullas
Gemma Tramullas

Periodista

ver +

La alcaldesa de Barcelona dejó su cuenta de Twitter con un millón de seguidores porque la considera deshumanizadora.

Es habitual salir de una red social sobre todo cuando hay experiencias de odio, acoso, abuso... Es un patrón que se ve más en mujeres, personas racializadas y LGTBI porque la red no es igual de segura para todo el mundo. Pero creo que no se trata tanto de esta plataforma en concreto, sino de las exigencias y expectativas que se generan alrededor del mundo digital.

La congresista norteamericana Alexandra Ocasio-Cortez cerró Facebook, pero no dijo que fuera porque le preocuparan sus datos.

Si le preocuparan no estaría en otras redes como Twitch o Twitter. Tras el escándalo de Cambridge Analytica y el estreno de ‘El dilema de las redes sociales’, mucha gente borró su cuenta de Facebook o se desinstaló las aplicaciones del móvil. Pero la preocupación no debería ser tanto que se recojan nuestros datos como las decisiones que puedan tomar por nosotros en base a los datos que suministramos.

Veamos algunos resultados del estudio del analista de redes David Álvarez sobre la actividad en abril de 357 cuentas de Twitter de periodistas. Primer resultado: entre los 10 periodistas con más seguidores hay 5 hombres y 5 mujeres.

Me sorprende positivamente. Pensaba que el dato masculino sería más alto.

Los 10 periodistas con más tuits propios son 6 hombres y 4 mujeres.

Eso quiere decir que no retuitean sino que difunden su propio contenido. No me sorprende.

"En lugar de retuitear ideas, retuiteamos personas. La idea no tiene el mismo valor según quien la diga"

En cambio, entre los 10 periodistas más retuiteados hay 9 hombres y solo 1 mujer.

Es gravísimo, pero tampoco me sorprende. Creo que refleja muy bien que, en lugar de retuitear ideas, retuiteamos personas y que la idea no tiene el mismo valor según quien la diga.

Y finalmente: entre los 10 periodistas con mejor media de retuits por tuit publicado hay 10 hombres y ninguna mujer.

Es muy revelador. Pero se trata solo de una mirada cuantitativa; sería interesante estudiar el tono de los tuits que consiguen más retuits. Al final, quien consigue más retuits es el más extremo y el que toca más la emoción. Las redes son permisivas con el odio y la polarización porque eso les da dinero. 

Entonces, ¿los hombres tuitean mensajes más extremos?

Las redes premian la comunicación simple, directa y contundente. Y eso, sin ánimo de generalizar, probablemente tiene que ver con un estilo de comunicar masculino, que pueden hacer tanto hombres como mujeres. Estos resultados son una combinación de roles, de agenda y de estereotipos sociales.

"Las redes premian la comunicación directa y contundente, que probablemente es un estilo más masculino"

Pese al avance tecnológico seguimos oyendo más la voz masculina, como en la Grecia Antigua

Las figuras masculinas siempre han estado presentes en el espacio público y se les ha exigido que tengan opiniones formadas y las expresen sin mostrar dudas. Además, suelen ser menos blanco de críticas. Este tipo respuesta más impulsiva tiene premio en las redes.

La ira, la soberbia, la envidia… ¿Las empresas tienen en mente los pecados capitales a la hora de diseñar las redes o son los humanos quienes impregnamos la tecnología con nuestros defectos?

Podemos hacer una aproximación naíf y decir que las redes empezaron siendo un espacio multicultural para interconectar con el mundo y que los pecados capitales humanos corrompieron su uso. 

No parece convencerla.

No, porque si analizamos lo que es la economía de la atención, vemos que estas redes se diseñan con lo que se sabe que engancha a las personas. El fundador de LinkedIn dijo que una red social tendría éxito en la medida que pudiera apalancarse, precisamente, en alguno de los pecados capitales.

Vaya...

Las redes sociales son un espacio de chantaje emocional, están diseñadas para tocar nuestra emoción. Estamos abrumados por toneladas de información y para que algo nos llame la atención tiene que emocionarnos profundamente. Es una carrera para captar nuestra atención. ¿Y qué capta más nuestra atención? La ira es la emoción que nos moviliza más y nos hace actuar de una manera más impulsiva. 

"Los jóvenes no cambiarían quedar con una amiga o compartir un café por la pantalla"

Adolescentes y jóvenes, a quienes suponíamos enganchados a las pantallas, son quienes más han reclamado la presencialidad durante la pandemia.

Partíamos de un prejuicio equivocado. Pensábamos que los jóvenes eran los más preparados para pasar un confinamiento porque estarían más felices encerrados en su habitación y colgados de Instagram que yendo a la escuela y resulta que no.

¿Ya era así antes del covid?

Sí. Cuando escribí ‘Tú no eres tu selfi’ (2020) los jóvenes ya me decían que no cambiarían nunca quedar con una amiga, compartir un café o una cerveza por la pantalla.

Noticias relacionadas

Los jóvenes nos han recordado insistentemente la necesidad humana de contacto.

Y cosas más esenciales: el ser , el pertenecer, el tener rituales comunes… Estos elementos son los que generan confianza y crean vínculos, que es lo que al final determina la cohesión social de las comunidades humanas. Y esto se construye en la etapa de la juventud.