GENTE CORRIENTE

Josep Ramón Casas: "Un madrileño no ve tan claro lo de que su hijo sea 'enxaneta'"

El presidente de la Colla Castellera de Madrid habla de la evolución de la entidad desde su creación hace dos años y medio

Josep Ramón Casas: "Un madrileño no ve tan claro lo de que su hijo sea 'enxaneta'"

JOSÉ LUIS ROCA

3
Se lee en minutos
Mauricio Bernal
Mauricio Bernal

Periodista

ver +

Dos años y medio largos hace que se puso en marcha la Colla Castellera de Madrid, la primera con sede en la capital española. Fue noticia en aquel entonces: enero del 2017. A la convocatoria inicial acudieron una treintena de personas, la mayoría catalanes instalados en la ciudad. Hoy son más de 120 y los catalanes son minoría. El abogado Josep Ramón Casas, barcelonés de nacimiento, madrileño desde los 10 años y secretario general del Cercle Català de Madrid –donde se gestó la idea–, es su presidente, el impulsor de esta iniciativa que ha llevado al corazón de España una disciplina que el imaginario tiende a asociar con otras geografías.

-Dígame, ¿cómo se monta una 'colla' desde cero?

-Pues mire, la verdad es que ya desde el primer ensayo tuvimos la suerte de que había alguien con experiencia de 'cap de colla', y otra persona que había estado en los 'castellers' de Vilafranca. Eso nos ayudó mucho.

-¿Cuántos eran catalanes, en ese grupo original?

-Pues… A lo mejor el 95%. Y algún andaluz, algún gallego, algún asturiano…

-¿Su primera presentación?

-Le cuento: llevábamos unos días de ensayos, un par de semanas, y por supuesto ni nos habíamos planteado el tema de hacer una actuación, pero nos enteramos de que la 'colla' de la Universitat de Girona venía a actuar a la Carlos III. Y el 3 de marzo actuamos con ellos.

-Cuando no tenían ni dos meses de vida.

-Imagínese. Ellos lógicamente hicieron castillos de cinco, de seis... Nosotros estábamos en disposición de hacer una pequeña exhibición. Dos pilares de cuatro, recuerdo…

-De todas maneras. Fue rápido.

-De hecho, la evolución fue tan rápida ese primer año que en octubre del 2017 hicimos nuestro primer castillo de seis. ¡En siete meses! Hay 'colles' que para hacerlo tardan dos años.

-Pues sí. Tiene mérito.

-Piense que nosotros aquí estamos solos. No es como en Catalunya, que puede haber dos 'colles' en un pueblo, o una 'colla' en el pueblo de al lado, y pueden juntarse fácilmente y hacer actuaciones. Quizá el gran problema que tenemos aquí es que no podemos hacer eso.

-Entiendo. ¿Qué otro hito destacaría en estos dos años y medio?

-Pues mire, nosotros desde el principio teníamos claro que queríamos hacer presentaciones en barrios y pueblos para darnos a conocer, y también para reclutar voluntarios. La primera fue en el Encuentro de Gigantes y Cabezudos de Torrejón de Ardoz. Tuvimos muy buena acogida.

-Supongo que habrá habido una primera presentación en Catalunya. Y que tuvo que ser emocionante.

-Ciertamente. En noviembre del 2017, cuando nos invitaron los Xics de Granollers. Era nuestra presentación en sociedad en la cuna de los 'castells'. Además, en esa sola actuación hicimos tres castillos de seis.

-¿Han hecho alguno de siete ya?

-Ahora estamos, como se dice en el argot 'casteller', en el seis y medio. Si todo sale bien esperamos hacer uno de siete pronto.

-Dígame, si ahora los catalanes son minoría, ¿quiénes son mayoría?

-Hay gente de todas partes. De Ecuador, de Estados Unidos, de Italia, obviamente de Madrid… Y es muy bonito, porque lo que siempre hemos querido es implicar a Madrid en esto. Al fin y al cabo somos la 'colla' de Madrid.

Noticias relacionadas

-¿Tiene más dificultad implicar a un catalán que a un madrileño?

-Un poco. Cuando son catalanes no les tienes que explicar nada, mientras que a un madrileño le tienes que explicar de cero. A un catalán le puede hacer ilusión que su hijo sea 'enxaneta', pero un madrileño no lo ve tan claro, no importa que le digas que aunque el niño se caiga no le va a pasar nada.