Ir a contenido

La denuncia de Isaac Muntadas

Renovar el DNI en el Ripollès

Al no haber una oficina en Ripoll, los habitantes de la comarca deben ir a Camprodon

EROS LÓPEZ MONTURIOL

     A menudo los trámites para renovar el Documento Nacional de Identidad (DNI) y el pasaporte son farragosos: suponen desplazamientos y esperas. El engorro aumenta cuando la unidad especializada en realizar dichos trámites se encuentra a una distancia considerable del municipio de residencia. Es el caso de Isacc Muntadas (periodista de Campdevànol), que en la denuncia dirigida al buzón ciudadano de Entre Todos escribió: "Tuve que renovarme el DNI. La oficina más cercana para hacerlo es la comisaría de la Policía Nacional en Camprodon.  Es ilógico y poco práctico que no se habilite una oficina en Ripoll, que es la capital del Ripollès y geográficamente está en medio de la comarca. De esta forma, todos los habitantes del Baix Ripollès y la Vall de Ribes tendríamos un desplazamiento mucho más corto que el actual".


      La Dirección General de Policía argumenta que la existencia de una Unidad de Extranjería y Documentación en Camprodon se debe a criterios geográficos –y ciertamente históricos–, dado que en el pasado esta localidad fue considerada frontera exterior y requería estar dotada de dichos servicios. Pero hoy la ubicación de la oficina allí ha quedado obsoleta y no facilita las gestiones a ciudadanos como Muntadas: "Desde Campdevànol, mi pueblo, se tarda una media hora en cubrir los 20 kilómetros y pico de distancia hasta Camprodon. Es decir, prácticamente el mismo tiempo o más que el que dedicamos para llegar a Vic (a 38,5 kilómetros), donde hay la otra oficina más cercana a pesar de ser una ciudad de una provincia y comarca diferente".


    La Dirección General de Policía no descarta la posibilidad de crear nuevas oficinas de expedición en aquellos municipios que cumplan con unos determinados requisitos, entre los que se encuentran la distancia respecto a otras oficinas, la ayuda que pueda representar para descongestionar otros centros o el volumen de población que pueda verse beneficiada por el servicio. Además, hay equipos móviles que se desplazan periódicamente a aquellos lugares que carecen de oficinas establecidas con carácter permanente, de modo que los ayuntamientos se encargan de organizar las citas de las personas que serán atendidas.