Ultraderecha en Catalunya

El alcalde de Sant Jaume de Frontanyà, desconcertado tras la victoria de Vox: prácticamente no ha podido dormir

El hijo del alcalde y concejal del consistorio resultó herido por los disparos que recibió con una escopeta de perdigones en junio

El socialista Manel Anselmo se ha mostrado dolido por el resultado electoral en el pueblo, el único de Catalunya donde ha ganado la extrema derecha

Manel Anselmo y Nil Anselmo ante el ayuntamiento de Sant Jaume de Frontanyà

Manel Anselmo y Nil Anselmo ante el ayuntamiento de Sant Jaume de Frontanyà / Regió7/MARC CANTURRI

Anna Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El alcalde de Sant Jaume de Frontanyà, Manel Anselmo (PSC), achaca la victoria de Vox a los hechos que ocurrieron en el pueblo a mediados de junio cuando un hombre de nacionalidad marroquí disparó con un arma de caza cargada de perdigones a su hijo y concejal del Ayuntamiento de Sant Jaume, Nil Anselmo.

El joven de 25 años resultó herido después de que el hombre, un ocupa, le disparara con la escopeta de caza a raíz de un conflicto relacionado con la propiedad de la vivienda, una masía situada en el término de Les Llosses (Ripollès) pero junto a Sant Jaume.

Esta agresión generó "rabia e impotencia en el municipio", ha explicado a Regió7 el alcalde, Manel Anselmo, y, según ha dicho, "ha derivado en votos a Vox sin pensar que votaban un partido de ultraderecha, fascista".

El primer pueblo catalán en el que gana Vox

Sant Jaume de Frontanyà, con un censo electoral de 23 personas, se ha convertido en el primer municipio de Catalunya donde Vox ha quedado como primera fuerza. En el segundo pueblo más pequeño de Catalunya, por detrás de Gisclareny, acudieron a votar 12 personas, de las cuales la mitad votaron a Vox. De los 12 votos, se contabilizaron 11 válidos, 6 de ellos por la formación de extrema derecha, dos votos para el PSC, uno para ERC y uno para Junts.

El alcalde, Manel Anselmo, dolido por los resultados

Vox obtuvo el 54,5% de los votos en Sant Jaume, un resultado que cogió por sorpresa al alcalde y no se imaginaba. "No lo esperaba en absoluto", reconocía este lunes por la mañana Manel Anselmo. El recuento electoral le dejó tan desconcertado que prácticamente ha pasado la noche sin dormir: "Me cuesta creer que personas cercanas que sé que no son simpatizantes de Vox hayan introducido la papeleta de esta formación en la urna".

Se mostró dolido y convencido de que los disparos con la escopeta de caza fueron el detonante de la decisión de seis vecinos del pueblo, o al menos de más de la mitad, apuntó: "Estoy convencido que si no hubiéramos vivido ese episodio violento Vox no habría ganado, y quizá ni siquiera obtenido".

El alcalde recuerda que el mes pasado, después de que su hijo resultara herido por los disparos, hubo muestras de indignación entre el vecindario y pudieron escucharse comentarios como "lo que tendremos que hacer es votar a Vox". Comentarios, según Anselmo, "que te imaginas que se dicen en caliente y no les das importancia".

Ahora, sin embargo, después de que Vox haya sido la fuerza más votada en Sant Jaume de Frontanyà, Manel Anselmo lamenta no haber podido hacer nada para detener la victoria: "Si me hubiera pensado que había seis personas dispuestas a votar a Vox, habría intentado hablar con ellas y hacerles ver qué representa votar un partido de extrema derecha." Supongo que lo supuso. Éste es el mensaje que ha transmitido por teléfono a Joan Roma, histórico dirigente socialista, que al mediodía estaba con el único político que había mantenido una conversación.

TEMAS