Actividad empresarial

Así afectan a la industria las restricciones de agua por sequía en Catalunya

El sector industrial extrema el 'modo ahorro' pero encaja las primeras restricciones sin parar actividad

Catalunya anunciará la emergencia por sequía este jueves tras el desplome de los embalses

España recupera el músculo en la producción mundial de coches

España recupera el músculo en la producción mundial de coches

Gabriel Ubieto

Gabriel Ubieto

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La industria catalana extrema el 'modo ahorro' de agua desde hace semanas ante la persistente sequía, si bien la gran mayoría del sector logrará encajar las primeras restricciones de uso que la Generalitat tiene previsto aplicar a partir de este jueves sin grandes afectaciones sobre su actividad. Grandes corporaciones, como la Seat, no tienen previsto por el momento cambios sustanciales en sus producciones, si bien hay parte de su cadena de producción que sí se verá afectada, como, por ejemplo, los servicios post venta.

Desde la patronal catalana de la distribución de automoción (Fecavem) explican que muchos de sus asociados dejarán de poder ofrecer el lavado final de un coche cuando vayan a entregarselo al comprador. Al menos con el método tradicional. Las empresas del sector, que pueden, están invirtiendo en sistemas más eficientes como el lavado en seco.

Las químicas, las dedicadas a las artes gráficas y las papeleras son los gremios más intensivos en consumo de agua durante sus producciones, según las estimaciones de impacto realizadas este pasado septiembre por la Generalitat.

Si bien las afectaciones, según recuerdan las distintas fuentes consultadas para este artículo, dependerán mucho de la zona geográfica en la que se encuentre cada compañía y las reservas de agua local disponibles.

Es por ello que, además a falta todavía del anuncio oficial, los agentes económicos ven complicado cuantificar tanto la afectación concreta por sectores, como el cómo incidirá en las producciones de cada empresa, según explican desde la Unió Patronal Metal·lúrgica (UPM). "Las restricciones afectarán seguro y será un problema para la competitividad, porque en otros territorios no están igual... pero todavía no sabemos el alcance. Estamos recabando información de nuestros distintos asociados para poder dimensionarlo", apunta su presidente, Jaume Roura.

En una de las factorías más grandes de Catalunya, la Seat de Martorell, todavía no pueden precisar la dimensión de las restricciones. "Desde el año 2010 hasta ahora el consumo de agua por vehículo se ha reducido en un 45% y, ahora, hay que estudiar los detalles de esta medida. El consumo de agua depende, fundamentalmente del número de vehículos que se producen, así que hay que analizar diferentes variables", comenta un portavoz oficial de la automovilística.

Posibles afectaciones sobre el empleo

Desde Pimec señalan la industria más vinculada a la alimentación como el ramo más afectado dentro del sector secundario, especialmente aquella dedicada a la transformación de alimentos, como por ejemplo, la dedicada a la producción de piensos para animales. Si bien todavía no contemplan un escenario de destrucción de ocupación, ni en este ni en otros sectores.

La responsable de relaciones laborales de la patronal de las pymes, Ariadna Guixé, indica que con las primeras afectaciones las empresas damnificadas pueden recurrir a mecanismos de flexibilidad interna, como las bolsas de horas y la distribucción irregular de la jornada. Es decir, que si las producciones bajan pueden hacer ahora menos horas y recuperarlas más adelante, si la situación mejora y los usos de agua se reestablecen. Si no es así, el segundo nivel son los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que ya sirvieron durante la pandemia y pueden invocarse ahora de nuevo ante una decisión administrativa que limita una actividad económica.

Desde la Generalitat reconocen que la sequía se añade a un saco de incertidumbres que pesan sobre la economía catalana, como la guerra en Ucrania o los persistentes altos tipos de interés, que, por otro lado, aún no han logrado frenar el buen avance del mercado laboral.