Galicia

Pescanova analizó la costa gallega para la construcción de su macrogranja de pulpos

El proyecto, ahora en “stand by”, estima una producción anual en Canarias de hasta 2.400 toneladas con ejemplares de 3 kilogramos de peso

Su presupuesto: 51 millones de euros

Imagen de archivo de un empleado de Nueva Pescanova, con pulpos criados en cautividad.

Imagen de archivo de un empleado de Nueva Pescanova, con pulpos criados en cautividad. / Cedida

Lara Graña

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El pulpo es la especie por la que más han apostado las mayores pesqueras gallegas en los últimos años, con operaciones de crecimiento inorgánico (Profand y Sofinas en Marruecos) o alianzas suscritas con socios mauritanos (Pescapuerta, Iberconsa o Pereira). Su elevadísima demanda y rentabilidad, además, han provocado un éxodo de buques españoles a buena parte de la costa norteafricana, con unidades exportadas como Monte Víos, Portomayor, Playa de Loureiro o Nuevo Santa María. Es el rey de los cefalópodos y no tiene, de momento, reemplazo acuícola.

Fue un proyecto de investigación de los centros de Vigo y Tenerife del Instituto Español de Oceanografía (IEO) el primero que logró reproducir el pulpo en cautividad a nivel mundial, cuya patente asumió Nueva Pescanovapara aprovechar el tirón del mercado. La multinacional de Chapela proyectó una macrogranja para conseguir niveles industriales de producción, y analizó la costa de Galicia para ejecutar su construcción. Así consta en el Informe de Impacto Ambiental emitido por el Gobierno de Canarias, comunidad donde la compañía ha encontrado acomodo para esta planta.

En concreto, Pescanova evaluó cuatro ubicaciones: en la costa gallega –el documento no especifica la zona o provincia–, El Saladero (Tenerife), Castillo del Romeral (Gran Canaria) y el puerto de Las Palmas. Finalmente este último es el emplazamiento escogido, en la dársena de La Esfinge y en una parcela de casi 52.700 metros cuadrados. La actividad acuícola del grupo en Galicia se reduce a la piscifactoría de rodaballo en Xove, cuyos alevines se obtienen en las instalaciones de Mougás (Oia). Bajo la presidencia de Manuel Fernández de Sousa, Pescanova SA (vieja Pescanova, predecesora de la actual compañía) promovió un gigantesco polígono de engorde en Cabo Touriñán, que había sido validado por el Gobierno de Manuel Fraga en funciones. Con la paralización del proyecto por el bipartito al estar proyectada en Rede Natura, Sousa se lo llevó a la ciudad portuguesa de Mira. Hoy, en otras manos, se llama Flatlantic.

De acuerdo a la documentación oficial, la superficie ocupada por la planta rondará los 31.000 metros cuadrados y conllevará una inversión de 51 millones de euros. Es cierto que Nueva Pescanova confiaba en haber arrancado la fase de producción ya este 2023 –así constaba en su plan estratégico Rumbo al valor 2020-2024–, pero la actuación continúa en stand by dos años después de iniciar los trámites con el ejecutivo insular. En declaraciones al portal local Canarias7, un portavoz de la pesquera apuntó el pasado 30 de septiembre que “los planes para construir una granja en Canarias continúan su curso y se están dando todos los pasos para proceder a su consecución”. Las obras de construcción, en todo caso, están proyectadas para alargarse 30 meses. No solo para levantar el edificio con los tanques de cría y engorde –con almacén, planta de hielo, muelles de carga u oficinas–, sino también para todo el equipamiento que permitirá tomar agua del mar y devolverla después de su depuración. Prevé emisarios a una profundidad de -16 metros que se adentrarán 260 metros mar adentro.

El producto

El objetivo pasa por alcanzar una producción anual de 2.400 toneladas, umbral que se conseguiría al quinto año de su puesta en marcha. Por cada metro cúbico de agua en los tanques Nueva Pescanova estima contar con tres ejemplares de pulpo para su engorde. Para que un juvenil de un kilogramo de peso alcance el tamaño óptimo para su comercialización, unos 3 kilos, serán necesarios entre 8 y 15 meses. Es un periodo muy inferior al del rodaballo, por ejemplo (900 días para alcanzar los 2,3 kilos), o al del salmón salar (hasta 18 meses). El langostino vannamei, por su parte, puede alcanzar un tamaño idóneo para su venta en cinco meses en un tanque de producción intensiva. En el caso del pulpo, su cría para consumo humano ha generado una abundante controversia –múltiples colectivos la tildan de “cruel”– al tratarse de animales carnívoros. Bruselas ha recomendado, en este sentido, la cría de “especies tróficas que no requieren alimentación animal”.

De inicio, los pulpos reproductores procederán de Galicia, de las instalaciones de Nueva Pescanova Biomarine Center (O Grove). Más adelante la planta canaria será autosuficiente y concentrará todo el ciclo de cría. “El producto inicialmente se distribuirá limpio y congelado –comparte el informe–. En una segunda fase se estudiará el desarrollo de nuevos productos de valor añadido que requieren de una mayor complejidad industrial”. Ahora bien, y aunque la compañía mantiene oficialmente que los planes para esta factoría continúan sobre la mesa, la situación actual de Nueva Pescanova no es favorable a su ejecución. Al menos a corto plazo. Abortada la venta a la canadiense Cooke Inc., como avanzó Faro de Vigo, del grupo Prensa Ibérica, la propiedad del grupo (Abanca) ha decidido plantear un nuevo plan estratégico y ejecutarlo en solitario. Fuentes próximas a la compañía han apuntado que todavía está en una fase muy inicial, de modo que no han podido determinar si este nuevo plan (será el tercero desde que existe Nueva Pescanova SL, del año 2015) se extenderá también para cuatro años de vigencia.

Claves

[object Object]

La obra de construcción está presupuestada en casi 51 millones de euros, e incluye las naves para los tanques de cría y engorde de los cefalópodos y los emisarios submarinos.

[object Object]