Asociación Valenciana de Empresarios

Empresarios valencianos ven "avances" en el eje mediterráneo aunque "más lentos de lo deseable"

Los empresarios impulsores del movimiento #Quierocorredor se arrogan las mejoras en la infraestructura tras la presión de los siete años de actos reivindicativos

El Ministerio de Transporte fija para 2026 la conexión de Almería a Francia

Mazón rechaza el "retraso injustificable" del Corredor Mediterráneo y dice que "ya no es tolerable"

GVA

Laura Ballester | @LaBallester / Paula Blanco

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Séptima convocatoria de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) para reivindicar la ejecución del corredor mediterráneo bajo el lema "nos jugamos el futuro". Aunque el destino quiso ayer que la jornada reivindicativa que se convoca de forma ininterrumpida desde 2016 se celebrara en Madrid y que coincidiera con la investidura de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, a diez kilómetros en línea recta de Ifema

Aunque los asistentes estaban más que nunca pendientes de sus móviles, los empresarios de AVE, inasequibles al desaliento, lograron volver a reunir a 1.800 empresarios, representantes de la sociedad civil y políticos de sólo dos de las cuatro autonomías que atraviesa el corredor mediterráneo. Al acto en Ifema sólo acudieron los presidentes valenciano y murciano, Carlos Mazón y Fernando López Mira. Mazón denunció el "retraso injustificable" del corredor mediterráneo "que evidencia el ninguneo" del Gobierno central a la Comunitat Valenciana, una infraestructura "clave para la competitividad, la cohesión social y para el futuro que merece España". Y López Miras criticó que el corredor mediterráneo "sólo avanza en Cataluña. Sigue sin llegar a la Región de Murcia, y las obras prometidas no se ejecutan". Ni Pere Aragonés (Cataluña, ni Juan Manuel Moreno Bonilla (Andalucía) se desplazaron a Ifema para reivindicar celeridad en el eje ferroviario de Algeciras a la frontera francesa. 

Una conexión que cada día está más cerca aunque el corredor mediterráneo siga siendo una entelequía al sur del río Ebro. Una entelequia con los principales tramos en obras. Pero una entelequia. Desde AVE se arrogan que esta presión que ejercen hace siete años ha influido en los pequeños avances que detectan en las obras . "Hasta que desde la sociedad civil no nos hemos implicado, no se ha conseguido que la infraestructura avance. Más despacio de lo que sería exigible y quisiéramos, pero la realidad es que sí avanza", admitió el presidente de AVE Vicente Boluda en su discurso. "Sin nuestro empuje colectivo y perseverancia el corredor no estaría en el grado de ejecución que está, es importante que seamos conscientes del poder que tenemos, de que actuando se consiguen objetivos y de que podemos ser actores protagonistas de nuestro propio futuro", reivindicó el naviero y presidente de AVE. 

Una reivindicación que no pudo escuchar en directo la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, debido al pleno de investidura. Pero que sí llegó al secretario de Estado de Transportes David Lucas, quien mostró su compromiso público ante el auditorio de que "en 2026 tiene que estar terminado el corredor mediterráneo desde Almería a Francia. Ese año tendremos toda la estructura en buena disposición para seguir avanzando y que el corredor sea una realidad". Aunque no se aventuró a dar una fecha completa para toda la infraestructura ferroviaria. "No le puedo dar esa fecha, en 2030 tendremos lo máximo terminado", respondió ante la insistencia de la presentadora del acto, Maribel Vilaplana. Al tiempo que sacaba pecho por los 275 kilómetros puestos en servicio desde 2018 (cuando llegó a Sánchez al Gobierno) y que ha permitido la llegada del AVE a Granada, Elx, Orihuela y Murcia. Además de los 350 kilómetros más que se pondrán en servicio esta legislatura y los 800  kilómetros de la red que están en obras, así como en varias terminales logísticas y accesos portuarios. 

La jornada finalizó con varios debates. La primera mesa la protagonizaron José Blanco (CEO de Acento) y Pierre Giacometti (cofundador de No Com) que debatieron sobre la conexión con Europa. José Blanco, exministro de Fomento y exeurodiputado, defendió que el corredor mediterráneo "es fundamental", ya que supone "dar respuesta a la mayor parte del PIB, que se concentra en el eje mediterráneo", y compartió que "cuando era ministro dimos una batalla colectiva para incorporarlo en las redes transeuropeas de transporte en 2010, y lo conseguimos, lo han conseguido los empresarios con la ayuda de los políticos, trabajando juntos en una ambición común". Giacometti, ex asesor de Nicolas Sarkozy, señaló que "las regiones francesas relacionadas con el proyecto tienen que involucrarse como las autonomías españolas lo han hecho". Para lo que visualizaba un evento futuro con representantes de la sociedad civil de España y Francia. "A veces al corredor le hace falta un relato de consenso", concluyó. 

Una segunda mesa contó con la presencia de Carlos Bertomeu (Iryo y Air Nostrum), Raül Blanco (Renfe), Javier Rivera (PowerCo Spain) y Hélène Valenzuela (Ouigo España). Los tres coincidieron en que existe una demanda de viajeros en España creciente y suficiente para los tres operadores ferroviarios de alta velocidad que aumentaría con la puesta en servicio del eje mediterráneo. Bertomeu consideró qye acelerar las obras del corredor mediterráneo es "una cuestión de competitividad para España y una necesidad total y absoluta para mejorar la movilidad de ciudadanos y mercancías". Raül Blanco defendió que el corredor mediterráneo para Renfe tiene potencial y efectos positivos para el transporte de viajeros y mercancías". Valenzuela destacó que Ouigo estudiará el interés del corredor mediterráneo cuando se ponga a disposición de los operadores. "Será una ruta que contribuirá al desarrollo económico, social y medioambiental de España y potenciará la movilidad sostenible". Y el CFO de PowerCO Spain defendió que "la disponibilidad de infraestructuras como el corredor mediterráneo es un elemento clave para que las empresas localicen en España nuevas inversiones estratégicas para la transición verde"