Banco de España

Hernández de Cos avisa: ni bajada de tipos a corto plazo ni control de la inflación hasta 2025

El gobernador del Banco de España no descarta que la economía de la Eurozona comience su reactivación en la primera mitad de 2024

Hernández de Cos, en un instante de su alocución.

Hernández de Cos, en un instante de su alocución. / Andrés Gutiérrez

M. Á. Montero

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una cosa es que el tiempo de las subidas agresivas y constantes de los tipos de interés haya quedado atrás, y otra muy distinta es que vayan a producirse bajadas en el corto plazo. De hecho, el gobernador del Banco de España (BdE), Pablo Hernández de Cos, no negó de plano la posibilidad de que el regulador europeo –del que forma parte– reduzca los tipos de manera más o menos inminente, pero casi. "Es muy prematuro", repitió hasta en tres ocasiones, pensar en la posibilidad de próximas rebajas de tipos. Es más, el timonel del BdE cree conveniente aprender a convivir con los actuales tipos de interés –en estos momentos están en el 4,5%– al menos durante un tiempo. No en vano, la inflación no estará bajo control, es decir, en torno al 2%, hasta 2025, y ello siempre que no haya nuevas perturbaciones, como una eventual escalada de la guerra entre Israel y Hamás en la Franja de Gaza hacia otras zonas de Oriente Próximo.

Devolver el IPC al 2% exige mantener los tipos por "un período suficientemente largo", avisa De Cos

Hernández de Cos, que celebró este jueves un encuentro con empresarios de Canarias organizado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife con la colaboración de CaixaBank, hizo hincapié en que doblar la curva del Índice Precios de Consumo (IPC) hasta devolverla en 2025 a un saludable 2% exigirá mantener hasta entonces los tipos de interés, punto arriba punto abajo, en las actuales cifras. En principio, esto debería de ser "suficiente" para lograr el objetivo de embridar una inflación desbocada desde abril de 2021. Así que en circunstancias digamos normales, la etapa de las continuas subidas de tipos –se produjeron diez incrementos consecutivos desde julio de 2022 hasta que el regulador decidió la semana pasada mantener el actual 4,5%– ya sería cosa del pasado. Los tipos "están en niveles que, mantenidos durante un período suficientemente largo, contribuirán de forma sustancial a devolver la inflación a su objetivo del 2%". Y Hernández de Cos lo dijo por segunda vez: "Un período suficientemente largo", lo que conduce casi a 2025 y de forma irremediable a descartar eventuales bajadas a corto plazo. Puede que las subidas hayan finalizado, al menos al ritmo al que venían produciéndose hasta la semana pasada, pero en modo alguno esto es sinónimo de bajadas.

Más a medio e incluso largo plazo, el gobernador del Banco de España apuntó que los tiempos con los tipos de interés rondando el cero –e incluso en negativo– no van a volver. Cuando menos no en un horizonte que pueda vislumbrarse en estos momentos. Eso es, ahondó De Cos, lo que el mercado parece haber dado ya por descontado.

Actividad

En cuanto a la actividad económica en la Eurozona, el gobernador del BdE explicó que el crecimiento en la segunda mitad de 2023 será "muy débil", hasta el punto de que no puede descartarse la recesión técnica –dos trimestres seguidos de contracción del PIB–. Sin embargo, tampoco es descartable, e incluso es probable que así sea, que la economía de la Zona Euro comience a reactivarse "a partir de la primera parte del año que viene", para consolidar la recuperación hacia finales de 2024 y comienzos de 2025. De ser así, de arrancar la reactivación en la primera mitad del próximo año, la economía canaria despejaría parte de sus incertidumbres propias de cara a la próxima temporada turística de verano y el inicio de la siguiente temporada invernal. No obstante, hay que insistir, como de hecho hizo varias veces Hernández de Cos en su alocución ante el empresariado isleño, en que todo queda al albur de factores exógenos, en especial del riesgo latente de que la guerra en Gaza se extienda a terceros países. Si ese shock llegara a producirse, el escenario, o más bien los escenarios –el monetario y el económico–, tendrían que revisarse.

Sesé apunta, "casi como obligación", la meta de acercar el PIB per cápita isleño a la media nacional

En su discurso de apertura, el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé –a quien siguió en el atril el director territorial de CaixaBank en Canarias, Manuel Afonso–, puso énfasis en las particularidades de una economía canaria con un gran reto por delante, "casi una obligación: la de acabar con el proceso de empobrecimiento relativo, de alejamiento del PIB per cápita nacional, en que lleva sumida un cuarto de siglo".