Trabajo

Bajas y falta de mano de obra lastran la construcción en Canarias

Un estudio de la AECP cifra en un 5% la pérdida de facturación anual de empresas canarias por las incapacidades laborales

Dos trabajadores desarrollan su labor en un edificio de Las Palmas de Gran Canaria.

Dos trabajadores desarrollan su labor en un edificio de Las Palmas de Gran Canaria. / ANDRES CRUZ

C. E. P.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La falta de personal lastra a las empresas del sector de la construcción de Canarias. Las plantillas están envejecidas, el nivel de absentismo daña la facturación y, para más inri, no se encuentran en el mercado trabajadores cualificados que las saque del atolladero. Un estudio encargado por la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores (AECP) de la provincia de Las Palmas alerta de que, por ejemplo, el 72% de las constructoras registran caídas de volumen de negocio de hasta el 5% a causa de las bajas laborales o que otro 72% presentan dificultades para licitar por la falta de obreros. Para un sector que aspira a recuperar en el producto interior bruto regional el peso que tuvo en tiempos pasados, este panorama no hace más que lastrar su competitividad y productividad.

«Un 5% de la facturación en un ámbito en el que los márgenes de beneficio son muy estrechos supone un impacto negativo de gran envergadura ante el que es necesario tomar medidas urgentes», explicó la presidenta de la AECP, María Salud Gil.

El estudio preguntó a un centenar de empresas del sector de distintos perfiles y estructuras. Más allá de los valores medios registrados, «un 23 % de las empresas aseguran que el coste de las bajas laborales alcanza hasta el 10% de su facturación» y «un 5% lo superan».

El estudio estima «el grave impacto que el absentismo laboral y la falta de mano de obra cualificada supone para un sector clave en la economía canaria», expuso Gil. Precisamente ayer, CEOE-Tenerife, en el análisis mensual que realiza de los datos de paro registrado, instó a adoptar medidas transversales que eviten que las empresas sean incapaces de encontrar entre los demandantes de empleo los perfiles necesarios para el desarrollo de su actividad.

El segmento de edad donde se concentra con más intensidad el absentismo va de los 45 a los 55 años

Se trata de adecuar el marco formativo a las necesidades del mercado laboral, algo a lo que, también ayer, aludió el secretario general de UGT-Canarias, Manuel Navarro. Lo contrario, el contexto actual supone no encontrar a quienes puedan cubrir las vacantes en una región que presenta una de «las tasas de paro más elevadas de la UE», apuntó CEOE.

Los números no dejan espacio para la duda. El 92 % de las empresas «tiene problemas» cuando mira al mercado laboral para encontrar los trabajadores que necesitan para completar sus plantillas. Tener que parar la labor por ello conlleva «penalizaciones y sobrecostes financieros» cuando «la media de ofertas de trabajo sin cubrir alcanza el 25%», apunta el estudio.

La presidenta del sector de la construcción en la provincia oriental describió el estudio presentado ayer como «una radiografía» de las estructuras. Descartó que se trate tan solo de una queja lanzada al viento, sino que tiene el objetivo preciso de establecer un punto de partida -el negativo actual que describe- para, a partir de él, buscar la conformación de un escenario que les permita «ser más competitivos y reforzar» su presencia en la economía isleña.

Son los problemas de «productividad» provocados por esos absentismo y falta de mano de obra los responsables de la pérdida de presencia en el PIB canario.

Las cifras obtenidas están detrás de hechos como que «el 42% de las constructoras consultadas» hayan entregado sus trabajos con retrasos sobre el calendario inicial mente previsto. «Hasta el punto de que el 41% de las empresas ha dejado de licitar al menos una vez», recalcó la presidenta de la organización empresarial.

En cuanto al perfil del absentismo -patronal y sindicatos discrepan sobre si las incapacidades por causas médicas deben computar en este ámbito-, el estudio apunta que del total «el 91%» las protagonizan trabajadores de entre 30 y 55 años. El segmento de edad de mayor concentración es el que abarca desde los 45 hasta los 55 años. Además, tienen una marcada causalidad estacional, ya que durante los meses de verano se producen dos tercios de las que se registran en el año.

[object Object][object Object]
  • La cuarta parte de la oferta de mano de obra canaria se queda sin cubrir, según el estudio. La conclusión es la necesidad de adecuar el modelo formativo a la necesidad del mercado.
[object Object][object Object]
  • El 92% de las empresas consultadas aseguran haber tenido dificultades para encontrar trabajadores que cubran sus necesidades de mano de obra en el Archipiélago.
[object Object][object Object]
  • Solo el 3% de las incapacidades laborales decretadas por un médico se prolongan por más de un año. El 23% llegan a alcanzar el mes pero no duran más de seis.
[object Object][object Object]
  • La menor parte de las bajas en el sector de la construcción las presentan capataces y jefes de obra. La mayor parte -84%- las padecen los trabajadores que realizan el trabajo duro.

En cuanto a la duración de esos periodos de ausencia justificada del puesto de trabajo, son las menos (3%) las que presentan una duración superior al año, mientras que el 10% van de los seis a los doce meses y otro 23% pasan del mes pero no llegan a medio año.

La inmensa mayoría de las bajas las sufren quienes están en el trabajo más duro. Ocho de cada diez (84%) se corresponden con trabajadores de base, mientras que solo el 4% las presentan capataces y jefes. También casi ocho de cada diez (78%) de las incapacidades temporales tienen su origen en enfermedades comunes o se prolongan a la espera de la realización de pruebas diagnósticas.

¿Qué hacen las empresas ante esta situación? El 63% aseguran que toman medidas para reducir el nivel de absentismo. ¿Cómo? Mediante la escucha activa de las necesidades del personal, el incremento de la flexibilidad laboral, el seguimiento médico, la mejora de la prevención de la salud o la implantación de programas de formación, entre otras.