Hasta el 31 de marzo

Solo 15.000 hogares y 5.500 calderas comunitarias se han acogido a las ayudas de luz y gas del Gobierno para pasar el invierno

El descuento del 40% en la factura eléctrica y la tarifa subvencionada de gas para comunidades de vecinos se quedan lejos del objetivo de 1,5 millones de usuarios en cada caso

El Ministerio para la Transición Ecológica defiende que "lo importante" es que los consumidores han tenido la oportunidad de acogerse a "un mecanismo de protección"

La secretaria de Estados de Energía, Sara Aagesen, y la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La secretaria de Estados de Energía, Sara Aagesen, y la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Sara Ledo

Sara Ledo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció a mediados de octubre pasado una serie de ayudas para abaratar la factura del gas y la luz de los consumidores españoles ante el temor a un pico de precios de la energía durante el invierno. Y pese a que el peor de los escenarios de precios no se dio, ya entrada la primavera solo 15.000 hogares han solicitado el descuento del 40% del recibo eléctrico, de los 1,5 millones estimados en un inicio, y solo 5.500 propietarios de calderas comunitarias se han pasado a la tarifa de gas subvencionada (TUR), de las 1,6 millones prevista, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

"Lo importante es que el Gobierno ha puesto sobre la mesa un mecanismo de protección", ha defendido la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, este lunes durante la presentación del balance sobre consumo de energía en invierno. Mejor funcionamiento ha tenido, en el caso del gas, la tarifa subvencionada (TUR) para el conjunto de hogares, que logró captar a 1,1 millones de usuarios adicionales desde su puesta en marcha, hasta un total de 2,6 millones.

Esta ayuda al recibo del gas, en vigor desde octubre, se mantiene hasta final de año, pero el Gobierno no prevé que haya muchas variaciones en el número de perceptores dado que el invierno ya ha pasado. La tarifa subvencionada supone un ahorro medio para los hogares con agua caliente sanitaria y calefacción del 31%, según los cálculos del ministerio que comanda la vicepresidenta Teresa Ribera. Todavía hay alrededor de 5,5 millones de clientes que tienen un contrato en el mercado libre.

Por otra parte, el Ejecutivo diseñó un descuento en la factura de la luz del 40% para los usuarios de tarifa regulada (PVPC) que pretendía llegar a la clase media trabajadora afectada por los precios disparados tras la guerra de Ucrania pero que no podía acceder al bono social. Se trata de hogares con unos límites de renta entre 17.000 y 28.000 euros al año, según el número de miembros. Pero pese a que se preveía que llegara a 1,5 millones de beneficiarios, apenas alcanza los 15.000.

Con todo, el Gobierno defiende que los consumidores de luz del mercado regulado (PVPC) se han ahorrado un 30% en sus facturas, gracias a medidas como el denominado tope al gas.

Bono social

En total, los solicitantes del bono social de la electricidad ascienden a 1,4 millones, frente al objetivo de llegar a 1,9 millones anunciado por Sánchez. Este mecanismo supone una rebaja en la factura de la luz que originariamente era de entre el 25% y el 40%, en función de si el consumidor se considera vulnerable o vulnerable severo, pero que se elevó en octubre de 2021 a entre 60% y el 85%. Corre a cuenta de las empresas eléctricas y solo se puede solicitar si se tiene una tarifa regulada (PVPC).

En concreto, del total de consumidores, alrededor de 649.000 son vulnerables y 717.000 son vulnerables severos. En marzo estos usuarios han pagado entre el 67% y el 75% menos que antes de la guerra.

Cerca del 20% de los beneficiarios catalogados como vulnerables son familias numerosas que reciben la ayuda sean cuáles sean sus ingresos. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció a mediados de marzo cambios para imponer criterios que limiten la ayuda según los ingresos, como para el resto de hogares, después de que saliera a la luz que el vicepresidente madrileño, Enrique Ossorio, es perceptor de esta subvención, pero desde el Gobierno reconocen que todavía están estudiando la fórmula. "Seguimos trabajando porque es importante hacerlo bien. Trabajamos en diversos escenarios para proteger a todo tipo de familias", ha precisado Aagesen.

Descenso del consumo

En cuanto a la evolución del consumo energético, España adquirió un compromiso voluntario con el resto de países de la Unión Europea de reducir el 15% de su consumo de gas desde el 1 de agosto y hasta el 31 de marzo. Según los cálculos de este medio, a partir de los datos de Enagás, operador del mercado gasista, la reducción del consumo ha sido del 11%. En este cálculo se incluyen las exportaciones, que se incrementaron tanto a Francia, por el parón nuclear, como a Portugal, por la sequía. En el primer caso, las ventas desde España sumaron un total de 9,4 teravatios-hora (TWh), frente a unas importaciones medias de 3,9 TWh en el mismo período de los últimos cinco años. En el segundo, las exportaciones se alcanzaron los 3,8 TWh.

Sin las exportaciones, la demanda de gas se ha reducido un 21%, según el Gobierno. Si se tiene en cuenta el saldo importador de los cinco años precedentes, la reducción de la demanda asciende al 23%. Por otra parte, sobre el compromiso de reducción del consumo de electricidad en las horas pico –el 10% con mayor demanda– se ha alcanzado una disminución del 9,8% en el periodo.