Resultados

Repsol dispara su dividendo tras ganar 3.222 millones hasta septiembre

Imaz anticipa "precios altos del diésel en los próximos meses" por la escasez del suministro

La petrolera reduce su deuda un 62% gracias a la elevada generación de caja durante el periodo

Sede de Repsol en Madrid.

Sede de Repsol en Madrid. / Juan Medina (Reuters)

5
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Es un buen año para las petroleras. La crisis de Ucrania ha disparado los precios del petróleo y con ello las cuentas de las compañías que venden este combustible. Es el caso de Repsol, que sigue batiendo récords con un beneficio neto durante los nueve primeros meses de este año de 3.222 millones de euros, un 66% más que los 1.939 millones de euros que había conseguido por estas fechas hace un año. La petrolera consigue, así, compensar una parte de las pérdidas de 7.100 millones de euros que acumuló entre 2019 y 2020 por la caída de la demanda por el covid. La compañía ha aprovechado estas buenas cifras para aumentar un 11% la retribución al accionista para 2023, anticipar su objetivo de recompra de acciones y recortar en hasta un 62% su deuda que cierra septiembre en 2.181 millones de euros.

El resultado neto ajustado de este periodo se situó en 4.654 millones de euros, tres veces más que los 1.582 millones de euros registrados entre enero y septiembre de 2021. Destaca el extraordinario desempeño del área industrial --con un resultado de 2.031 millones de euros, seis veces más que los 339 millones de euros de 2021-- por los altos márgenes de refino, que entre julio y septiembre fueron de 12,7 dólares por barril, un precio alto pero más moderado que los 23,3 dólares del segundo trimestre. En la conferencia con analistas, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, reveló que en octubre estas cifras se habían vuelto a disparar hasta los 26 dólares por barril, entre otros motivos por la escasez de diésel en el mercado. En este sentido, Imaz anticipó que se podrán ver "precios altos del diésel en los próximos meses" debido a esta escasez de suministro por la pérdida de suministro de Rusia y la llegada del invierno en el continente.

Repsol es una de las compañías a las que se dirige el gravamen diseñado por el Gobierno para recortar los beneficios caídos del cielo de las energéticas. Su consejero delegado ha negado la mayor y ha reiterado, una vez más --ya lo hizo durante la presentación de resultados del segundo trimestre--, que el negocio de las petroleras se caracteriza por una alta volatilidad y no cuenta con tarifas reguladas que les garantiza rentabilidad, (como ocurre con las eléctricas, le ha faltado decir). "Los beneficios actuales no compensan los retornos negativos de los últimos años", ha añadido. En este sentido, la compañía ha recordado haber invertido una media de 1.000 millones de euros al año desde 2008 en sus refinerías, mientras otros países echaban el cierre.

Pese a las buenas cifras, la compañía ha decidido provisionar 2.086 millones de euros por el “deterioro del valor contable” de las refinerías dada “la inseguridad del entorno de negocio y la presión regulatoria y fiscal en Europa”.

El negocio industrial roza las cifras del área internacional (Upstream), dedicado a la exploración y producción de crudo, que obtuvo en los primeros nueve meses del año un resultado neto ajustado de 2.431 millones, más del doble de los 1.063 millones de euros del mismo periodo de 2021. Este negocio ha estado marcado por la venta del 25% a EIG, un inversor institucional estadounidense, por valor de 4.800 millones de euros, así como por unos elevados precios de los hidrocarburos que en el caso del crudo Brent superó en un 55% a los precios del mismo periodo del año anterior al pagar entre enero y septiembre una media de 105,5 dólares por barril, un 30% menos que en los máximos de marzo. El Henry Hub alcanzó los 6,8 dólares por barril, un 112% más de lo registrado hasta septiembre de 2021.

En el área comercial y de renovables, donde Crédit Agricole y EIP se incorporaron como socios en septiembre, subraya la compañía los descuentos en la venta de carburantes en sus estaciones de servicio, que han permitido un ahorro de alrededor de 300 millones de euros para sus clientes, así como el “esfuerzo” de la compañía por tratar de amortiguar las consecuencias que los elevados precios de la luz y el gas están afectan a sus 1,5 millones de consumidores. Esto explica el descenso del resultado de este área que ha pasado de los 397 millones en los primeros nueve meses de 2021 a 373 millones en el mismo periodo este año. Por su parte, el negocio de química "sufrió las consecuencias de un entorno a la baja, con demanda y márgenes en caída y afectado por la subida de los costes energéticos" al alcanzar los 638 millones de euros, 195 millones de euros menos que durante el mismo periodo del año anterior.

Con este escenario, la fuerte generación de caja operativa de la compañía le ha permitido aumentar hasta 0,35 euros brutos por acción la retribución en efectivo que se distribuirá a los accionistas en enero, al tiempo que el Consejo de Administración propondrá a la Junta General Ordinaria de Accionistas del próximo año un pago complementario de otros 0,35 euros brutos por acción. De esta forma, el dividendo a los accionistas para 2023 aumentará un 11%, hasta los 0,70 euros por acción prevista para 2024 en su plan estratégico.

Noticias relacionadas

Además, la petrolera anticipará en tres años su objetivo de recompra y amortización de acciones, con la puesta en marcha de un nuevo programa de recompra que le permitirá amortizar 50 millones de acciones y, así, alcanzar a finales de este ejercicio el objetivo de 200 millones de títulos amortizados que se habían establecido para el periodo 2021-2025. Y según ha avanzado Josu Jon Imaz la empresa podría poner en marcha un nuevo programa de recompra de acciones de 100 millones de euros de cara al periodo 2023-2024.

Por otra parte, Repsol ha llevado a cabo una histórica reducción de su deuda neta del 62%, al cerrar septiembre en 2.181 millones de euros. Esto supone un descenso de 3.581 millones de euros, respecto a la registrada al inicio del ejercicio actual. Mientras la liquidez se incrementó hasta los 12.426 millones de euros.