Presupuestos Generales del Estado

La CEOE estalla contra la subida de cuotas empresariales y aleja el pacto de rentas

  • La patronal carga contra el aumento del 8,5% de las bases máximas de cotización incluida por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Malestar en la gran patronal CEOE con la subida de las bases máximas de cotización incluida por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado. Desde la organización empresarial dirigida por Antonio Garamendi han calificado de "inadmisible" el incremento de entorno el 8,5% -la inflación prevista- que incorpora el anteproyecto de cuentas públicas y que provocará un aumento de las obligaciones de pago para con la Seguridad Social a las compañías. Y anticipan que la decisión no facilita ni la actual negociación en curso para el tercer bloque de reformas de las pensiones ni un consenso entorno al pacto de rentas que planteó en su día el Ejecutivo para contener la inflación.

"En un contexto en el que el Gobierno insiste a los agentes sociales para acordar un pacto de rentas, no se entiende que el mismo Ejecutivo tome decisiones unilaterales en aspectos que afectan a este de forma sustancial", ha criticado la CEOE en un comunicado este viernes.

Los empresarios cargan contra el Ejecutivo por una decisión que consideran ha tomado "de manera unilateral y a espaldas del diálogo social" y que incrementará sus costes laborales. Las compañías ya deberán asumir un incremento muy reducido del 0,6 puntos de sus cuotas para el año que viene, en concepto del nuevo Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI). Que el año que viene se sumará al incremento de entorno al 8,5% al aumentarse las bases máximas.

Una especia de 'mini hucha' de las pensiones con las que el Gobierno confía en recaudar unos 26.000 millones de euros en 10 años para ayudar a pagar las prestaciones de los 'baby boomers', ante un escenario de envejecimiento demográfico. En 2023 está previsto que la tesorería general recaude 2.793 millones de euros, según figura en el 'libro amarillo' publicado este pasado jueves por el Ministerio de Hacienda.

A ese incremento -ya previsto y sobre el que la patronal votó en contra- se suma el aumento de bases de cotización, que permitirán, entre otros, que la pensión máxima pase de subirá de 2.819 euros hasta los 3.059,2 euros al mes. El destope de las bases máximas es una de las dos patas de la actual negociación en materia de pensiones, junto al aumento de los años cotizados por un trabajador para calcular su pensión final.

La patronal se siente engañada

La CEOE se considera engañada por la inclusión del Gobierno de esta subida -al mismo nivel que el resto de pensiones- en el anteproyecto de Presupuestos Generales. "Existe una mesa específica con interlocutores sociales para tratar este tema, y que se reunió por última vez el pasado lunes sin que se nos trasladase nada sobre este asunto, con lo que la decisión adoptada es impresentable y devalúa el diálogo social", han manifestado en un comunicado.

Noticias relacionadas

La idea trasladada por el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá, es negociar un destope progresivo de las bases máximas de cotización, además de un aumento no proporcional de la pensión máxima. Ahí el Ejecutivo busca recaudar más mediante los sueldos de los trabajadores de mayores ingresos, con el fin de disponer más dinero en la caja y apuntalar la viabilidad del sistema público de pensiones.

Las diversas negociaciones en el seno del diálogo social no pasan actualmente por su mejor momento y las elecciones en la CEOE previstas para el próximo 23 de noviembre no facilitan las cosas para la actual dirección. De momento el único candidato que públicamente ha dado el paso es el actual presidente, Antonio Garamendi, que durante su mandato ha tenido divisiones internas en cuestiones de calado -como el apoyo a la reforma laboral-.