Según Pimec

La escalada energética instala en pérdidas al 25% de las pymes y peligran 480.000 empleos

  • Un estudio de Pimec revela que casi un tercio de las pequeñas y medianas compañías ya han comenzado a realizar paradas parciales para amortiguar los aumentos de coste energético

La escalada energética instala en pérdidas al 25% de las pymes y peligran 480.000 empleos

Manu Mitru

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La escalada energética en la que viven instaladas las economías europeas desde hace meses está tensionando las cuentas de la mayoría del tejido empresarial catalán y llevando al límite a una parte importante del mismo. Según una encuesta presentada este jueves por Pimec, el 25% de las pymes catalanas están instaladas ya en pérdidas debido al aumento de costes de la electricidad y el gas, lo que amenaza directamente su viabilidad y pone en peligro unos 480.000 empleos en todo el país. “Reclamamos al Gobierno una intervención urgente del mercado energéticos en los tres próximos meses. [...] No podemos esperar más y perder ese coste de oportunidad”, ha declarado el presidente de la patronal, Antoni Cañete.

El balance de daños presentado este jueves por Pimec se basa en una encuesta interna realizada a 614 de sus asociados. Según la misma, el aumento de costes energéticos es un problema generalizado para las compañías, hasta el punto de que un tercio de las encuestadas ubica el gasto energético como el primero de su lista de pasivos. Y una de cada dos pymes calcula cerrar este ejercicio 2022 con un aumento del gasto en electricidad del 50% o más.

Un problema generalizado y en aumento, pues en marzo Pimec ya presentó una primera encuesta, que revelaba que el 16% de las pymes estaba ya en ‘números rojos’ y peligraban 320.000 empleos. Ahora, seis meses después, ese perímetro ha aumentado al 25% de las pymes y 480.000 empleos, especialmente concentrados en la industria y las actividades electrointensivas. De momento la primera medida para salir del paso por la que han optado casi un tercio de las encuestadas ha sido paradas puntuales o parciales de la producción, para amortiguar los picos de precios de la electricidad. 

“La resistencia de las empresas a márgenes cero o negativo tiene un límite, a partir de cierto momento veremos como esto afecta a su tesorería. Y [en el actual contexto de subida de tipos] pueden tener problemas para encontrar financiación para solucionar esos problemas”, ha alertado el presidente de la comisión de energía de Pimec, Joan Vila.

Soluciones alternativas

Noticias relacionadas

El aumento del coste de la energía repercute especialmente a los sectores industriales. Desde Pimec han explicado ejemplos de panaderos que han dejado de hornear determinados tipos de pan que requieren de hornos más electrointensivos porque no les salen los números. O de lavanderías que han comenzado a trabajar también los fines de semana para aprovechar los menores costes de la energía y así cuadrar balances. Pero los problemas de esos sectores se contagian rápidamente al conjunto de la economía. La mitad de las pymes encuestadas ha repercutido el aumento de precios de la energía a sus clientes y el resto no lo ha hecho porque no ha podido, ya sea por cuestiones de mercado o de competencia.

Las pymes se están buscando la vida para compensar la escalada de precios. Al margen de ese casi tercio que ha optado por paradas parciales de producción, la lista de amortiguadores es larga. 9 de cada 10 ya ha instalado luces led para reducir el consumo y siete de cada 10 o bien ya ha instalado o prevé hacerlo placas fotovoltaicas para generar parte de su energía.