¿En qué se diferencian el sistema de fijación de precios mayoristas de la luz en España y Europa?

Mercado eléctrico Análisis Interpretación de las noticias a partir de unos hechos comprobados, incluyendo datos, así como interpretación de cómo puede evolucionar el tema en base a acontecimientos pasados.

¿En qué se diferencian el sistema de fijación de precios mayoristas de la luz en España y Europa?

4
Se lee en minutos
El Periódico

La Unión Europea se ha abierto por fin a reformar el sistema por el que se fijan los precios mayoristas de la electricidad, más de un año después de que estos comenzaran a dispararse hasta niveles máximos históricos por el encarecimiento de los derechos para emitir CO2 y, sobre todo, del gas natural. La presidencia checa de la UE espera recibir una propuesta de reforma del mercado eléctrico por parte de la Comisión Europea a tiempo para la reunión de ministros de energía de emergencia, que ha convocado para el próximo 9 de septiembre. Sobre el continente pende la amenaza del corte del suministro de gas ruso, que encarecería aún más los precios. 

1

¿Cómo se fija el precio mayorista de la electricidad en Europa?

Los mercados mayoristas europeos de electricidad se rigen por un sistema de fijación de precios marginalista, según el cual la fuente de generación más cara es la que acaba estableciendo el precio en una hora determinada. La energía se compra y vende de forma diaria en dichos mercados, conocidos como 'pool'. El operador del sistema eléctrico de cada país (Red Eléctrica, en el caso español) hace una previsión de la demanda eléctrica del día siguiente y los productores presentan sus ofertas a un precio determinado, que son son clasificadas por un algoritmo europeo. A través de una subasta, se adjudican los distintos paquetes hasta cubrir el total de la demanda. Así es cómo se establece el precio de la luz para cada una de las 24 horas del día.

Las primeras energías en entrar en la subasta a casar oferta y demanda suelen ser las energías más baratas (renovables y, después, nucleares), pero a veces no llegan para cubrir el total demandado, por lo que se añaden otras, que entran en último lugar y suelen ser las más caras (ciclos combinados que queman gas para producir electricidad y carbón). El problema es que el mercado se rige por un sistema marginalista en el que todas las tecnologías se retribuyen al precio que marca la última que casa oferta y demanda. Por tanto si estas marcan un precio muy alto, como viene sucediendo desde hace más de un año por el brutal encarecimiento del gas, el precio mayorista de la electricidad se dispara.

2

¿Qué diferencias hay respecto a cómo se fija en España (y Portugal)?

Hasta el pasado 15 de junio, ninguna. Entonces entró en vigor la conocida como 'excepción ibérica', aprobada por la Comisión Europea tras más de dos meses de negociaciones con España y Portugal. Este mecanismo supone establecer un tope al precio del gas, lo que rebaja la factura de la electricidad. Al poner un tope al gas que se usa para generar electricidad se evita que todas las tecnologías de generación se vean retribuidas al precio real del gas, como ocurre ahora en el resto de Europa, por lo que los usuarios se ahorran parte de la sobrerretribución que tenían la mayoría de tecnologías y solo tienen que compensar a aquellas centrales que realmente usen gas (ciclos combinados y centrales de carbón). 

En principio, la duración de la medida será hasta el 31 de mayo de 2023, aunque el tope de 40 euros MWh se mantendrá solo los seis primeros meses. A partir de diciembre, el tope aumentará en cinco euros cada mes, hasta los 70 euros MWh al final del periodo. Bruselas aprobó este "alivio temporal" para dar tiempo a España a reformar la tarifa minorista PVPC y reducir su exposición a los precios mayoristas. El Gobierno calculó, cuando el mecanismo entró en vigor, que los consumidores domésticos se beneficiarían de una reducción media de precios de aproximadamente el 15%; mientras que para los industriales la rebaja sería de entre el 18% y el 20%.

3

¿Qué impacto ha tenido la 'excepción ibérica'?

Entre el 15 de junio y el 15 de agosto, el precio de la luz en el mercado mayorista español ha registrado una media de 254,74 euros por megavatio-hora (MWh) --suma del precio ‘pool’ y la compensación--, un 35% superior a la media del mes anterior a la entrada en vigor de este mecanismo (del 15 de mayo al 14 de junio), según los datos del operador del mercado ibérico, OMIE. Mientras, el incremento medio en los seis principales países europeos (Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos y Reino Unido) fue del 102%. Es decir, la subida de precios en España es tres veces inferior a la de la media de esos países.

4

¿Qué va a pasar ahora?

Tradicionalmente, la Comisión Europea ha defendido que el sistema marginalista de fijación de precios "es el más eficiente" para los mercados de electricidad liberalizados y el "más adecuado para fomentar un comercio de electricidad eficaz" entre los Estados miembros en el mercado mayorista, porque además promueve "la integración de energías renovables, que bajan los precios gracias a sus costes operativos nulos". Sin embargo, la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, anunció este jueves que trabaja en una intervención de emergencia y una reforma del mercado eléctrico para hacer frente a la crisis de los precios del gas impulsada por Rusia como represalia por las sanciones que ha sufrido tras invadir Ucrania.

“Los exorbitantes precios de la electricidad están exponiendo ahora las limitaciones de nuestro actual diseño de mercado eléctrico. Fue desarrollado para diferentes circunstancias y por eso ahora la Comisión está trabajando en una intervención de emergencia y en una reforma estructural del mercado eléctrico. Necesitamos un modelo de mercado de la electricidad que realmente funcione y que nos devuelva al equilibrio”, argumentó. La política alemana apuntó que la reforma debe estar técnicamente lista a principios del 2023 y que los precios del gas y de la electricidad deben quedar "desacoplados" entre sí.

Noticias relacionadas