Aerolíneas

IAG recorta sus pérdidas hasta junio a 654 millones, un tercio de las de hace un año

La compañía matriz de Iberia y Vueling ha obtenido sus primeros beneficios desde antes de la pandemia en el segundo trimestre, primera señal de recuperación

El consejero delegado de IAG, Luis Gallego, en una imagen de su etapa como presidente de Iberia.

El consejero delegado de IAG, Luis Gallego, en una imagen de su etapa como presidente de Iberia. / EFE / ANGEL DIAZ

3
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

Claroscuros en el análisis a mitad de año de las cuentas de IAG. Este grupo de aerolíneas, dueño de empresas como Iberia, Vueling, British Arways o Aer Lingus, llega a junio aún con números rojos, pero de una dimensión considerablemente menor a la de un año atrás y con los primeros beneficios en mucho tiempo si se observan solo los últimos tres meses. En conjunto, la compañía pierde 654 millones de euros entre enero y junio (una cifra que un año atrás superaba los 2.000 millones), pero cierra el trimestre que empieza en abril con 133 millones de euros de ganancias netas.

"En el segundo trimestre hemos vuelto a la rentabilidad, por primera vez desde el comienzo de la pandemia y gracias a la fuerte recuperación de la demanda que se ha producido en todas nuestras aerolíneas", sintetiza el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, que se muestra convencido de que esto da peso a su previsión de terminar 2022 con beneficios operativos (aquellos que no tienen en cuenta los gastos extraordinarios o la aplicación de impuestos y tasas). "Nuestro resultado refleja, por un lado, un aumento significativo de la capacidad y, por otro, de la ocupación y de los ingresos por pasajero en comparación con el primer trimestre", explica el directivo.

En concreto estos ingresos por pasajero se colocan entre abril y junio un 6,4% por encima de los que se registraban en el mismo periodo antes de la pandemia. Este incremento compensa factores negativos como que todavía no se haya recuperado el volumen de viajeros que trasladaban en 2019 (la capacidad de transporte está a un 80% de la de entonces) o la subida de precio del combustible.

Además, la deuda neta de la compañía se mantiene por encima de los 10.000 millones de euros, si bien desciende un ligero 6% en comparación con la cifra que mostraba el balance de final de año.

Iberia y Vueling al frente

Sea como sea, el grupo de aerolíneas se planta a mitad de año con unos ingresos totales de 9.300 millones de euros, más de cuatro veces superiores a los de un año atrás. En este sentido, Iberia y Vueling fueron las aerolíneas con mejor desempeño dentro de la compañía.

La empresa de origen catalán y sede en El Prat del Llobregat (Barcelona) reduce sus pérdidas operativas de los 195 millones de euros del primer semestre del año pasado, a los 52 millones este año. Iberia incluso les da la vuelta y pasa de 330 millones de euros en números rojos a beneficios operativos de 4 millones de euros.

"Es la aerolínea con mejor rendimiento", ha señalado Gallego en la presentación de resultados, destacando, además, que sigue aumentando su capacidad y que ha sido la compañía aérea más puntual de Europa y la quinta de todo el mundo.

Relación con Air Europa

Noticias relacionadas

En cuanto al futuro más allá del plan financiero, la compañía sigue empeñada en ganar mercado a través de las rutas hacia el otro lado del Atlántico. Para ello, Air Europa sigue siendo el socio prioritario: IAG ejecutó el pasado junio el préstamo de 100 millones de euros a la aerolínea con sede en Mallorca, y, si las autoridades de la competencia dan su luz verde, esta transacción convertirá al grupo en dueño del 20% de la compañía.

La idea, de hecho, es ir absorbiendo más parte de la empresa a medida que se vayan superando trámites regulatorios. Pero si eso no ocurre, IAG ha asegurado este viernes que tiene preparado un plan B. "Se pueden establecer alianzas con otras aerolíneas", ha concluido.