Transporte

El sector de la micromovilidad ingresa 255 millones al año en Catalunya

El tejido de fabricantes o gestores de flotas de motos eléctricas, bicicletas y patinetes está formado por unas 120 empresas y emplea a 1.300 trabajadores

Bicicletas y patinetes conviviendo por las calles de Barcelona

Bicicletas y patinetes conviviendo por las calles de Barcelona / JORDI COTRINA

2
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

En Catalunya hay 119 empresas que fabrican o gestionan servicios relacionados con las motos eléctricas, las bicicletas, los patinetes y otros sistemas de transporte motorizados como los ‘segways’. Es la primera vez que la Generalitat elabora el listado, y lo ha hecho en un informe que muestra, además, que este conjunto de empresas facturan 255 millones de euros al año y que emplean a 1.300 personas.

Este estudio, realizado por la agencia pública para la competitividad de la empresa Acció, y al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, concluye que casi 4 de cada 10 de estas compañías son fabricantes de vehículos (sobre todo de bicicletas tradicionales), algo menos de un 30% se dedican al alquiler y más del 10% a los servicios de movilidad compartida. El resto son fabricantes de componentes y cargadores, desarrolladoras de aplicaciones de servicios e ingenierías.

En cuanto al perfil predominante, la inmensa mayoría de estas organizaciones son microempresas que, en un 70% de los casos, tienen menos de diez años de vida. A modo de ejemplo, si bien el sector de la automoción tiene el doble de empresas que el de la micromovilidad, su volumen de facturación es más de 70 veces superior.

Crecimiento potencial

"Comparado con otros sectores es pequeño, pero su virtud es que tiene mucho potencial de crecimiento, como vemos que está pasando en otros países del mundo", contextualiza el director general d'Innovació i Emprenedoria de la Generalitat, Lluís Juncà. Este responsable público razona que de cara a 2030 el 65% de la población mundial vivirá en ciudades, así que la micromovilidad será un elemento esencial en ellas. "No nos lo miraremos pasivamente, contribuiremos a que así sea", asegura. Así, a su parecer, es fundamental identificar a los actores que trabajan en el sector para que se conozcan unos a otros y empiecen a interactuar para acelerar su crecimiento.

En este sentido, según Juncà, son clave las 'start-ups'. El documento identifica una veintena, entre las que figuran Wallbox (ya 'unicornio'), Cooltra, Silence, Yego o Reby. En total, el sector de la micromovilidad ha recibido 222 millones de euros en los últimos cinco años, entre inversiones nacionales y extranjeras, y operaciones de fusión y adquisición. La más cuantiosa, de acuerdo con los mismos datos de Acció, ha sido una inversión de 150 millones de euros en julio de 2019 del fabricante y distribuidor de bicicletas Trek para abrir un centro de mantenimiento y reparación en Barcelona.

Trabajos de futuro

Noticias relacionadas

"Se trata de trabajar proactivamente para que ocurran dos cosas: que los actores que se dedican a la micromovilidad crezcan, como ya está ocurriendo en países de nuestro entorno como Portugal, pero también que se transformen los actores tradicionales, que tienen que ver que el peso de la movilidad no estará en el automóvil", remata este portavoz.

En cuanto al futuro particular de la micromovilidad, el informe de Acció señala varias áreas de trabajo que serán clave: el aumento de la seguridad de los conductores, la incorporación de nuevos equipos de visibilidad en los cascos, el desarrollo de nuevos sistemas autónomos de frenada de emergencia o sensores que detecten obstáculos y peatones. También lo serán el diseño de vehículos más originales, así como el desarrollo de nuevas modalidades de productos: patinetes de tres ruedas, bicis eléctricas plegables o triciclos adaptados para personas con diversidad funcional.