Acto reivindicativo

Corredor mediterráneo: demostración de fuerza empresarial

Más de 1.300 empresarios se movilizan en Madrid para reclamar el impulso definitivo a la infraestructura ferroviaria que lleva 25 años atascada

Corredor mediterráneo: demostración de fuerza empresarial

José Luís Roca

4
Se lee en minutos
David Page
David Page

Periodista

ver +
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

El objetivo era hacer una nueva demostración de fuerza. Y la de ayer fue la quinta vez que los organizadores lo consiguen con creces. El movimiento #QuieroCorredor, organizado en torno a la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), concentró el miércoles en Madrid a más de 1.300 empresarios de toda España en defensa del Corredor Mediterráneo ferroviario y para conseguir su ejecución sin más retrasos ni dilaciones 25 años después de que el proyecto echara a andar.

Los promotores consiguieron de nuevo sacar músculo y mostrar la movilización de la sociedad civil y el empresariado en pro de una infraestructura que consideran clave para impulsar la economía española y para asentar un nuevo modelo de red de transportes en malla, no sólo radial con Madrid como epicentro. El millar largo de empresarios clamaron de nuevo -esta vez desde el mismo Madrid- por construir una España circular y interconectada de manera integral, sin kilómetros cero.

Entre el millar largo de empresarios acreditados los gritos de “quiero Corredor” fueron vitoreados de manera intermitente tanto dentro como fuera del auditorio del Palacio de Congresos Municipal de la capital. Ése era el ánimo reivindicativo de los presentes tras cinco años haciendo ruido y la clara intención de seguir haciéndolo. “No vamos a parar hasta que la infraestructura esté aquí”, indicaban los organizadores.

Arco mediterráneo

Bajo el lema “España está perdiendo el tren” y con el naviero Vicente Boluda, presidente de AVE, como maestro de ceremonias, la nutridísima cohorte empresarial contó con auténticos tótems de la clase empresarial española y en especial de las compañías con más presencia en el arco mediterráneo.

De izquierda a derecha, Vicente Boluda, José Ignacio Goirigolzarri y Juan Roig

/ José Luis Roca

Para mantener la presión y la exigencia al Gobierno para acelerar las obras y cumplir el objetivo (cada vez más difícil) de tener operativo el Corredor en 2025, entre los presentes figuraban ejecutivos tan reconocidos como Juan Roig (Mercadona), José Ignacio Goirigolzarri (CaixaBank) Fernando Roig (Pamesa), Adolfo Utor (Balearia), Jorge García Carrión (J. García Carrión), Eduardo Baamonde (Cajamar), Carlos Barrasa (BP España), Héctor Colonques (Porcelanosa), Agustín Gregori (Grefusa), Julia López (American Express), Antonio Arias (Vectalia), Pedro López (Chocolates Valor), Francisco Martínez-Cosentino (Cosentino), Javier Moll (Editorial Prensa Ibérica, editora de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA) o Javier Godó (Grupo Godó).

“No es un problema de un partido político u otro. Llevamos ya siete presidentes del Gobierno y el Corredor no está hecho”, sentenció Juan Roig, presidente de Mercadona, una de las estrellas de la jornada aun sin tener una intervención central en el evento. Como muestra de que el color político no es cuestión crucial en la reivindicación de la infraestructura, entre los presentes dando apoyo estaban tanto el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, y el presidente de la Región de Murcia, el popular Fernando López Miras.

Roig, centro de atención

Juan Roig volvió a ser centro de muchos corrillos, el más seguido por los fotógrafos y una de las voces de las que sientan cátedra en el movimiento #Quierocorredor. “Si queremos una España solidaria y en la que todos tengan las mismas posibilidades de tener una economía sana”, subrayó el presidente de Mercadona en declaraciones a la prensa, “tener una España circular es muy importante”. “Nos parece muy bien que Madrid esté conectada con 22 ciudades, pero hay muchas otras ciudades como Alicante, Murcia, Valencia… que no estamos comunicados”.

Roig, izquierda, con Javier Moll.

/ José Luís Roca

“El movimiento Quiero Corredor se ha estructurado muy bien, lo tenemos que replicar en otras actividades. Que la sociedad civil se movilice es la única manera de poner temas importantes para el país en la agenda pública”, subrayó José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank, que ha mantenido su apoyo a la iniciativa de apoyo empresarial al Corredor desde su arranque. “Tenemos la inmensa suerte de que por primera vez se puede salir de una crisis con una transformación económica [gracias a los fondos europeos]. Y en este marco transformador es en el que hay que hablar siempre del Corredor Mediterráneo”.

Noticias relacionadas

Las reivindicaciones del acto contaron el respaldo explícito de asociaciones empresariales nacionales y regionales de toda España El evento contó con la presencia del presidente de CEOE, Antonio Garamendi; del presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet; y también, entre muchas otras representaciones autonómicas, de los presidentes de la catalana Foment del Treball, Josep Sánchez-Llibre, y la madrileña CEIM, Miguel Garrido.

"Todas las infraestructuras son clave para un país. El desarrollo de infraestructuras debe estar presente en los objetivos de España, sobre todo ahora con la llegada de los fondos europeos", subrayó Antonio Garamendi. El presidente de CEOE reivindicó la necesidad de avanzar en la construcción del Corredor Mediterráneo para impulsar la competitividad del país, pero también aprovechó para reivindicar el Corredor Atlántico, la mejora de la conexión ferroviaria de Extremadura o la ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat. "Todas las infraestructuras son importantes. Y hay que ser exigentes" con el Gobierno para desarrollarlas.