Entrevista a la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos

Nadia Calviño: "España tiene que reducir la deuda y el déficit este año"

Entrevista con Nadia Calviño , vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital. 

Entrevista con Nadia Calviño , vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.  / Ferran Nadeu

7
Se lee en minutos
Albert Sáez
Albert Sáez

Director de EL PERIÓDICO

ver +
Gemma Martínez
Gemma Martínez

Directora adjunta de EL PERIÓDICO

Especialista en Economía. Trabajó 22 años en Expansión en Valencia, Barcelona, Nueva York y Madrid. Fue subdirectora de Levante-EMV.

ver +

La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos (La Coruña, 1968) está exultante después de que la UE haya avalado el plan de recuperación. Asegura que «nadie se plantea una retirada de los estímulos extraordinarios» pero que la recuperación debe servir para volver a la disciplina fiscal en 2021.

El plan de recuperación de España ha superado el primer examen de la Comisión Europea. ¿Lo va a notar ya la economía?

La aprobación llega después de muchos meses de trabajo y es un paso importante para que, cuanto termine el proceso formal de aprobación en Bruselas, empiecen a fluir los recursos financieros y se visibilice el despliegue del plan. Estamos en la buena dirección para lograr que el crecimiento que se inicia ahora no sea un mero rebote pasajero, sino una recuperación sólida y sostenible a medio y largo plazo.

Pedro Sánchez avanzó el viernes que el Gobierno prevé revisar al alza el pronóstico de crecimiento para este año porque la actividad se ha acelerado. ¿Cree que España va a avanzar más del 6,5% que estimaban hasta ahora?  

Nuestra previsión está marcada por la prudencia, sobre todo en un contexto de tanta incertidumbre. Iremos viendo a lo largo del año si hay que revisarla. Todos los organismos coinciden en que España será el país con el mayor crecimiento en el bienio 2021-2022 de la Unión Europea y uno de los más dinámicos a nivel mundial. Lo que está claro es que los indicadores más recientes son positivos y la mayoría de los analistas están revisando al alza sus expectativas.

Entrevista con Nadia Calviño , vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.  / Ferran Nadeu

Este año recibirán 19.000 millones de euros de fondos europeos, frente a los 27.000 millones presupuestados por el Gobierno. ¿Cómo solucionará el diferencial?

España es el país que ha hecho una planificación más ambiciosa desde el punto de vista cualitativo, cuantitativo y temporal. Queremos concentrar las inversiones y las reformas en los primeros años para lograr el máximo impacto anticíclico. Por eso, la mayoría de los casi 70.000 millones de transferencias previstas están en el periodo 2021-2023, con 19.000 millones este año, 18.000 en 2022 y 17.000 en 2023. España será el mayor receptor de fondos en el periodo, con un 25% de las emisiones de deuda previstas para este mismo año. Hemos trabajado con la Comisión Europea este calendario para acompasar las emisiones de deuda a nivel nacional y a nivel europeo. Nuestro programa nacional de deuda es muy prudente y no hay ningún problema para financiar las inversiones que queramos abordar.

Todos los organismos coinciden en que España será el país de la UE con mayor crecimiento en el bienio 2021-2022

Esos fondos están ligados a unos hitos que hay que cumplir que dependen del Gobierno en parte y que este ha pactado internamente. También tienen consecuencias que deben negociarse con los agentes sociales y que obligan a lograr mayorías parlamentarias. ¿Esto genera incertidumbre en la Comisión Europea? 

No, el plan de recuperación tiene que seguir las directrices europeas y está perfectamente alineado con ellas. Además, son las reformas que nuestro país necesita para corregir los desequilibrios que arrastra desde hace décadas y que han lastrado nuestra capacidad de crecimiento y nuestra resiliencia ante la crisis. Aprovecharemos una inyección de recursos que no tiene precedentes en nuestro país para lograr un impacto estructural sobre la economía española.

Pero aunque el diálogo social avanza no lo hace todo lo deprisa que sería necesario. Y la mayoría parlamentaria no ha entrado todavía a negociar para abordar esas reformas. ¿Su percepción es optimista o pesimista? 

Soy optimista y tengo una enorme confianza en la capacidad de hacer realidad ese plan porque no partimos de cero. Llevamos 3 años desplegando esa agenda del cambio, avanzando en reformas como la laboral y la de las pensiones, pero también en otras muy importantes, como la educativa y de la FP o las relacionadas con la transición ecológica. Hemos trabajado intensamente y ahora estamos preparados para dar ese impulso gracias a los fondos europeos. Además, contamos con el compromiso y la actitud constructiva de los agentes sociales, que han dado muestras de una enorme responsabilidad durante estos años, igual que el tejido empresarial. En España hay mucho talento, muchas ganas de salir adelante y de aprovechar esta oportunidad extraordinaria. 

Le preguntábamos por las mayorías políticas. ¿También ahí tiene confianza?

Lo cierto es que, más allá del ruido, en tres años hemos conseguido grandes acuerdos en el parlamento. Esa es la línea en la que vamos a tener que seguir, logrando el máximo apoyo político, económico y social para esas reformas. Porque esa es la mejor garantía de que serán eficaces y que, además, perdurarán en el tiempo.

Vamos a tener que lograr el máximo apoyo político, económico y social para las reformas

Las discrepancias que en ocasiones surgen en el Gobierno, como sucede con el salario mínimo entre Yolanda Díaz, María Jesús Montero y usted misma, ¿pueden dificultar la ejecución del plan?

La agenda de reformas y el plan de recuperación han sido propuestos por el gobierno. Además, se han comunicado al parlamento y han sido debatidos en las distintas comisiones, foros de expertos, en conversaciones con los agentes sociales, con las comunidades autónomas, con las demás administraciones, con el sector privado. Hay un gran conocimiento del plan que, además, responde a las recomendaciones de todos los expertos e instituciones y también a las aspiraciones de la sociedad española. 

Una de las críticas al plan es que puede acabar en manos de las grandes del Ibex. ¿Lo comparte? 

A mí me llegan mensajes en un sentido contrario. Por una parte, hay quien piensa que las grandes empresas van a tener demasiado peso y, por otra, hay quien cree que no va a haber proyectos verdaderamente transformadores. Lo cierto es que el proceso debe beneficiar tanto a las grandes empresas tractoras como al importantísimo tejido de pymes y de autónomos, que es el corazón de nuestra economía.  

Algunas voces piden que se dé prioridad a la industria para rebajar la terciarización de la economía española. ¿Está a favor? 

Lo que tenemos que lograr es la modernización y la digitalización de todos los sectores, aprovechando nuestras fortalezas. Tenemos un sector agroalimentario que es líder en el mundo, al igual que sectores industriales como el de la automoción, la salud, la ingeniería o el transporte. Por no hablar de la industria turística, que es una de nuestras joyas, y otros ámbitos de servicios digitales, en los que España está muy bien posicionada.

La inflación es un fenómeno pasajero aunque se acelerará en los próximos meses

El fondo de rescate de la SEPI tampoco termina de funcionar del todo, con ayudas cuestionadas y compañías en lista de espera. 

El equipo técnico de la SEPI trabaja para que a todas las empresas se las trate igual, con procesos reglados, basado en informes sobre la situación de las empresa y la condición estratégica que pueda tener tanto ella como su sector. Esta es la base sobre la que seguiremos tomando las decisiones en las próximas semanas. La buena noticia es que la recuperación está mejorando las perspectivas de las empresas. Va reforzándose su solvencia y ampliándose sus posibilidades de financiación a través de las distintas vías del mercado, tanto públicas como privadas.

Dijo el viernes que se acerca el momento de volver a la disciplina fiscal. ¿En qué momento?

En el Eurogrupo del día anterior se trató este tema y hay unanimidad para mantener la excepción a las reglas fiscales en 2022. Además, el BCE ha enviado un mensaje claro de que continuará con el tono expansivo de la política monetaria. Por el momento nadie se plantea una retirada de estos estímulos extraordinarios que pueda poner en riesgo la recuperación. Pero aunque no sea una cuestión prioritaria a corto plazo, España tiene que aprovechar el crecimiento intenso para empezar a reducir ya este año las ratios de deuda y déficit sobre el PIB.

Noticias relacionadas

¿La inflación le preocupa? 

El mensaje unánime del BCE y del Banco de España es que es un fenómeno pasajero, que responde principalmente a la evolución de los precios de los combustibles y al efecto base. Es previsible que el crecimiento de los precios se mantenga en los próximos meses a medida que se acelere la recuperación. Pero ello no debería llevar a un problema estructural porque la inflación subyacente apunta a niveles muy bajos en los próximos años.