Un 15% para las multinacionales

El Gobierno español celebra el pacto del G7 para un impuesto mínimo global

  • Sánchez lo califica de "acuerdo histórico" y Calviño aventura "un sistema fiscal más justo a nivel global"

Pedro Sánchez en la XIII Cumbre hispano-polaca en Alcalá de Henares.

Pedro Sánchez en la XIII Cumbre hispano-polaca en Alcalá de Henares. / Alberto Ortega / Europa Press

2
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tildado de "acuerdo histórico" el pacto alcanzado por el G7 para reformar el sistema fiscal de la mayoría de las economías del planeta exigiendo a las grandes tecnológicas, farmacéuticas y prestadoras de servicios una contribución mínima.

"Avanzamos hacia un nuevo sistema fiscal para la era digital global. El G7 llega hoy a un acuerdo histórico que permitirá una mayor contribución de grandes compañías mundiales. El objetivo: una mejor distribución de la riqueza para alcanzar mayores cotas de justicia social", - ha dicho Sánchez en su cuenta de Twitter-

El jefe del Ejecutivo celebra así el inicio de una reforma fiscal mundial, el acuerdo de los siete países más ricos del mundo (EE.UU., Japón, Alemania, Canadá, Francia, Italia y el Reino Unido) para imponer a escala planetaria una tasa mínima del 15% sobre los beneficios de las principales firmas multinacionales.

Ya en abril de 2018 el PSOE incorporó en su programa electoral una tributación mínima del 15% sobre la base imponible de impuesto de sociedades para las multinacionales. La medida fue incorporada, por decisión de ambas partes, en el acuerdo que PSOE y Unidas Podemos alcanzaron en diciembre de 2019 para un gobierno de coalición.

Amazon, Google y Facebook son tres de las llamadas "empresas globales" que estarán entre las más afectadas. Colocando un límite a la rebaja de este impuesto de sociedades, no podrán practicar una localización oportunista de sus sedes. Hasta ahora, sus cúpulas buscaban los mejores puntos del planeta para fijar un domicilio desde el que pagar menos impuestos. Los países del G7 intentan con su acuerdo que la deslocalización constante de estas compañías obligue a los estados a competir entre ellos a la baja en sus impuestos haciéndose dumping.

La reforma que aplaude Sánchez contempla además que las multinacionales tributen donde vendan y no donde quieran declarar beneficios.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, también ha mostrado su satisfacción, y mirando además hacia el verano. "El G7 ha dado un paso importante para un sistema fiscal más justo a nivel global", ha dicho en Twitter. Y en el mismo mensaje ha asegurado que el Gobierno de España "continuará trabajando para lograr un acuerdo en en el G20 este verano".

Satisfacción morada

La noticia del acuerdo de las siete principales economías cae bien igualmente en el otro partido del gobierno español de coalición. Diversos dirigentes de Podemos se han pronunciado durante el último lustro contra los trucos fiscales de las grandes compañías, haciendo del tema una de sus grandes líneas argumentales.

Y este asunto es también, de hecho, parte del acuerdo de coalición entre el PSOE y la formación morada, que exigió una tributación mínima del 15% para las grandes corporaciones que operasen en España.

Noticias relacionadas

El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, responsable económico de Podemos, se ha pronunciado repetidamente en foros y redes sociales sobre una nueva fiscalidad antioportunista mundial. La última vez, el 25 de mayo, cuando el Financial Times adelantó que las conversaciones entre los miembros del G7 estaban muy avanzadas apuntando a un acuerdo. Nacho Álvarez republicó entonces una parte del programa electoral de Podemos... de 2016.

"Podemos planteó en su programa electoral un tipo impositivo mínimo del 15% para las grandes empresas", recordó entonces Álvarez. La fiscalidad sobre las firmas de mayor tamaño formó parte también del flanco más delicado de las negociaciones de Podemos con el PSOE en noviembre pasado para elaborar los Presupuestos Generales del Estado.